Algo que no se puede tomar a título personal

¿Duele, cierto?

Tu inexistencia. Y la inexplicable ansiedad que me genera saber que no vives en nadie más. Que tu alma y tu silueta sólo son una alucinación nocturna; y que la mente, también se cansa de esperar.

¿Angustia, cierto?

Saber que ya no me puedo volver a equivocar. Que ya aposté todo lo que tenía, a una vasija llena de vicios y cobardía.

¿Molesta, cierto?

Tener que lidiar con todo. Con expectativas, con responsabilidades y deberes que nos han impuesto, en una sociedad violenta, motivada por un hambre criminal de codicia y lujuria.

¿Relaja, cierto?

El sonido de la lluvia sobre el techo. Regar las plantas, correr en el parque. Comer frutas y una que otra barra de miel y avena.

¿Extraña, cierto?

Lo lejos que estás y lo cerca que te siento. Supongo que es lógico. Al final, solo vives en mi mente y corazón.

Nada más.

Días de lluvia. De camino a casa.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.