La unilateralidad de tomar decisiones

Love (2015)

Me ha roto, las tres delicias de pensamiento que me han surgido durante el visionado de la cinta a la que pertenece la fotografía superior, me han roto el alma y la vida de una manera distópica por su lado indeseable, y quizás incluso, demasiado real al encontrarme con la toma de decisiones que mas pronto que tarde tendré que tomar.

Para mi la causalidad es lo que mueve el mundo, los desafortunados que ven su realidad desde la caverna son incapaces de admirar las deformidades que crea la causa y los pensamientos que genera el efecto, y por esta discapacidad suya han inventado la casualidad, para no analizar el fenómeno y quedarse tranquilos y a salvo en su cueva, llena de pensamientos anecdóticos e inocuos.

Pero yo no soy así, no, soy causal, pero lo soy no porque crea que el acto o decisión genere un efecto aleatorio, yo elimino completamente la decisión de la ecuación de la causalidad, para mi solo hay consecuencias y fenómenos adversos consecuentes a anteriores fenómenos adversos o favorables. Todo esto no es mas que una infinita cadena de la cual en algún momento de nuestra juventud tomamos el control y en algún momento de nuestra vejez soltamos por agotamiento.

Sin embargo en esta cadena que todos poseemos y, debido a la inevitabilidad de la vida, siempre nos encontraremos ciertos eslabones a lo largo de nuestra existencia con cierta dificultad de agarrar.

Me encuentro en uno de esos instantes, las relaciones de amistad y amor con otras personas me han enseñado que cada uno es como es por algo, aunque cuando yo les pregunto “Porque crees que eres como eres?”, todos me contestan de una manera indecisa. “YO SE PORQUE SOIS COMO SOIS!”, me encantaría chillarles a algunos, pero de esa indecisión solo se puede salir sin ayuda, y la mayoría no se paran a contemplar los frutos positivos y negativos de sus acciones.

The Place Beyond the Pines (2012)

Llegados a este punto tan solo me queda plantear las consecuencias de las tres posibles vías de efecto que puede llegar a tener para mi esta decisión, que se basa simple y llanamente en, de que manera quiero tomar las riendas de mi vida y que intersección me conviene más tomar.

Por un lado nos encontramos con la dura sociedad y sus imposiciones a nivel macro económico, social e incluso personal, lo cual conlleva el sometimiento y aceptación de valores y responsabilidades a lo largo de toda mi futura trayectoria profesional, física y anímica, convirtiéndome no solo en parte de un colectivo, sino fundiéndome en él hasta que no hubiera salida ni posible arrepentimiento.

También se me presenta la posibilidad “romántica” por decirlo de alguna manera, caracterizada por la vivificación del alma y la nula aceptación de responsabilidades ni culpas, la libertad absoluta que por supuesto acabaría en la decadente e implacable tercera opción.

La dejadez de esta última vía que pudiera tomar, es tal que ni voy a dignificarla con una causa y efecto, ya que la importancia de tomar una decisión es tomarla, y esta aunque se pudiera entrelazar con las anteriores, no es mas que el final de toda vida vacía, la dejadez vital en cualquiera de sus métodos conocidos y por conocer.

Love (2015)

En conclusión, esta decisión para mi es la referente, es la que en un futuro dará respuesta a mi propia pregunta de “Porque crees que eres como eres?”, es la que tengo que tomar de forma unilateral, solo y sin ayuda exterior y es la que de cierto modo va a definir mi estilo de vida y desarrollo como ser inteligente, mientras me esfuerzo en no arrepentirme y olvidarme de las otras dos opciones.