No es correr, pero es algo.

Free Writing, 2017. Momento 09/31

Hoy desperté en punto de las 07:00. Desayuné mientras miré el nuevo capítulo de Rick and Morty (Que por cierto está bien chido) y por primera vez en un buen rato, me preparé para salir a correr. O algo así.

Antes les conté, que no podría correr el maratón de la Ciudad de México, porque me sobre-esforcé en mi entrenamiento y comencé a andar en longboard por la ciudad (nunca fue buena idea para mis rodillas, ni para mi piel cuando me rompía la madre).

Después de mucho tiempo, visité a un doctor que me ayudó a crear un plan de entrenamiento de recuperación, que comenzó por la mañana. Correr largas distancias (medio maratón para adelante) significa ser paciente, administrar tu energía, ritmo y velocidad. Es todo un arte.

Correr distancias cortas (1–7km) significa explotar de a poco. Necesitas ser lo suficientemente paciente como para aguantar, pero lo suficientemente irrespetuoso con dicha virtud como para exigirte un tiempo decente.

Hoy corrí 3.7km en aproximadamente unos 23 o 24 minutos sin música. La incertidumbre y el silencio, cortesía de mi falta de teléfono celular, pero no pude explotar de a poco. Más bien tuve que concentrarme en nunca ir a paso decente, y eso es difícil sobre todo sin música, porque uno tiende a esconderse en su mente mientras el cuerpo corre, y cuando eso sucede, es fácil perder la noción del ritmo.

Mi plan de entrenamiento implica calentar unos 15 minutos y hacer un cool-down más o menos de la misma duración. Además, estoy comenzando a entrenar mi tren superior, y la suma de estas dos últimas cosas, me tomó unos 40 minutos.

Así que hoy, me levanté a correr, pero lo que hice fue trotar durante 23–24 minutos y ejercitarme en torno a ello por 55. A esta relación de tiempos entre actividades que quiero hacer, y actividades que tengo que hacer para poder hacer lo primero, le llamo: “Carajo, yo sólo quería salir a correr” y es algo frustrante.

Agreguémosle a esto, que es el primer día de mi entrenamiento y así voy a estar por lo menos 3 semanas. Tiendo a ser pesimista, pero como hoy es lunes, no hay lugar para derrotas; así que intentaré quedarme con que hoy salí a correr por fin, y no me dolió nada más que el orgullo en la competencia mental que perdí unas 5 veces cuando otros corredores me rebasaron sin problemas, sabiendo que a buen paso, jamás se me hubieran acercado.

Lo que estoy haciendo no es lo que quiero, pero es lo más cercano que puedo hacer a ello por el momento, haciéndolo mucho, en un futuro observable, sé que podré hacer lo que quiero exitosamente, y eso es en lo que me toca pensar mientras hago lo que no quiero, pero es lo que puedo.
— Amet Alvirde, 2017, sobre como no es correr, pero es algo; o sobre cualquier cosa en la vida, usted enfoque libremente.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.