¿Por qué contratar a un Diseñador de Interiores?

Primera parte

Vamos a definir:

1 ¿Qué es un Diseñador de Interiores?

2 ¿Qué función cumple un Diseñador de Interiores?

3 ¿Qué diferencia existe entre diseñador y decorador?

4 ¿Quienes pueden contratar sus servicios?

Como su nombre lo indica es un “Profesional capaz de formular y resolver de forma innovadora y creativa los espacios interiores y su equipamiento”. Su objetivo o característica principal es la de organizar, interpretar, desarrollar y plasmar las necesidades de las personas que habitaran dicho lugar; otorgándole personalidad mediante la estética y organización del espacio.

Mejora así la calidad de vida, anticipándose a las tendencias, aportando carácter y creando estilos.

Un Diseñador de Interiores es un vínculo directo entre cliente, ideas y ejecución. Profesional multifacético, cuya creatividad y conocimientos juegan un roll fundamental a la hora de planificar. Debe de estar atento a las distintas variables que conforman el espacio arquitectónico a diseñar, al igual que una obra de arte.

La materia prima fundamental es el manejo del ambiente, dándole una nueva vida y personalidad.

Tiene que adaptar y poder modificar según los medios que posea el cliente, buscando siempre la mejor solución espacial, tecnológica, económica y haciéndolo funcional a la hora de ser utilizado y vivido.

La intervención de un Diseñador de Interiores en un espacio es totalmente notoria, ya que tiene la capacidad de sacar el lado mas creativo, original y atractivo de aquellos rincones que se muestran vacíos o que pasan desapercibidos y llevar a cabo cosas impensadas o que no podemos imaginar.

Su objetivo consiste en planificar y materializar los proyectos de remodelación y diseño de los ambientes interiores y de los objetos que en él se utilizarán. Ajustándose en todo momento a los requisitos y preferencias personales de sus clientes.

Como cliente, es importante encontrar al diseñador que comprenda tus ideas, tus necesidades, y en quien confíes para que el proceso de diseñar tu hogar, tu oficina, o cualquier espacio que necesites renovar, sea un proceso fluido y disfrutable.

Cuando se habla de un Diseñador de Interiores se piensa en un todo, donde se cuida y se considera hasta el ultimo detalle de la integridad arquitectónica, donde éste le hace frente a renovaciones y cambios de estructuras, incluye la coordinación entre los gremios y el cliente, la supervisión del proyecto y finalmente culminarlo. Esta lo suficientemente calificado para decorar el espacio sin tener que contratar un decorador.

Los Diseñador de Interiores no estudian acerca de las funciones estructurales o el diseño de un edificio; se encargaran específicamente de las combinaciones de colores, la disposición del mobiliario en una sala, los arreglos de artículos de decoración y que tipo de accesorios de iluminación se usaran. En el sentido mas simple y común de la palabra, como su nombre lo indica; los decoradores solo se encargan de decorar los espacios y darle los toques finales.

En otras palabras podemos decir que la decoración interior es solo una parte del diseño interior.

Se piensa y esta establecido en la sociedad que contratar a un diseñador es costoso, que es solo para unos pocos, o que solo la clase ABC1 puede costearlo. A muchas personas les da miedo gastar dinero en contratar a este tipo de profesionales, cuando el riesgo está precisamente en no contar con el asesoramiento de un experto.

Otro pensamiento erróneo es pensar que un Diseñador de Interiores tiene que llevar todo el proyecto a cabo una vez contratado, pero vamos a la realidad. Bien dije que es una persona multifacética, es por esto que ofrece varios servicios.

Entre ellos encontraremos: (Algunos ejemplos)

  • Asesoramiento: Consta de una visita en el lugar a desarrollar el proyecto de 1 o 2 horas con un precio considerable, la cual generalmente incluye una charla profunda con el cliente, una visión general del lugar, croquis a mano alzada con la idea / conclusión, mobiliario sugerido, una paleta de colores y texturas en caso de solicitarla.
  • Idea / Proyecto: Consiste en la compra de la idea final al profesional sin que el la lleve a cabo. El diseñador entregará una carpeta documentada con planos, cortes, vistas, propuesta de color en materiales y equipamiento del o los espacio/s finales.
  • Proyecto + Dirección de obra: Corresponde a la contratación de todos lo servicios que el profesional ofrece, donde él se hará cargo de los gremios, compras de suministros y mobiliarios, fletes y la supervisión de la obra. Logrando con esto que todo se realice en tiempo y forma a lo pactado. (armado final del proyecto).

Realmente la idea de contratar un Diseñador de Interiores es por lejos la mejor opción para luego no llevarte sorpresas o dolores de cabeza e invertir tu dinero de forma errónea.

“No se trata de gastar, se trata de invertir en tu calidad de vida o en la imagen de tu negocio”.

Como siempre digo: “El diseño esta en todo nuestro alrededor, debe ser accesible a todo el mundo, quiero cambiar el cliché de DISEÑO IGUAL A CARO El diseño no tiene por qué ser caro”.

Nota: Tumburus Lucas /Diseñador de Interiores para Amoblando
PH: Tumburus Lucas