Seres

Hubo una época en la que solíamos ser buenos seres.

Seres nutridos de la oportuna semblanza, de la cuidadosa caricia, de la gentileza del gesto.

Avivados o golpeados por los años, por las cruces, los encuentros y la inexperiencia con la que nos deja cada encuentro con un ser.

Ironías del encuentro perpetuando el desencuentro sin un fin.

Intoxicados por el lazo, nos volvimos retraídos, reticentes. Asfixiados de agobios y fantasmas.

Seres sonrientes casi de plastilina, seres hostiles, seres cuidados y perturbados.

Hubo una época en la que solíamos ser buenos seres o tal vez creíamos serlo.

Un castell es una torre humana de varios pisos de altura. interviene un numeroso grupo de hombres y mujeres de todas las edades y complexiones físicas llamados castellers. Barcelona, Catalunia, España.