… proudful.

- «Nuestra causa es defender a la familia tradicional. No es homófoba.»
- «Ah, entonces van en contra de familias ‘no tradicionales’ como madres solteras, parejas sin hijos, divorciados, etc»
- «No claro que no, ellos también son familias»
- «Entonces tu marcha va en contra de los homosexuales lo cual la hace homófoba»
- «No, va en contra de lo que no es natural»
- «Pero naturalmente somos seres sexuales desde los 13 años y no somos monógamos y no existe la concepción de matrimonio, eso está socialmente construido»
- «Que encuentres la luz de Dios que tanto te falta»

Esta es la típica pelea o discusión que ha estado rondando en las redes sociales hoy en día tras la marcha del pasado sábado 10 de septiembre por parte del «Frente Nacional por la Familia»

Sí. Ahí vemos la foto de la familia perfecta: el padre siendo un hombre blanco heterosexual proveedor de sustento para el hogar, la madre con el rol de protectora y ama de casa al cuidado de sus crías educándolos con excelentes valores religiosos, y los hijos sirviendo de ejemplo de ciudadanos perfectos ya que tuvieron la dicha de ser criados por un hombre y una mujer. De verdad que qué bonito es lo bonito.

Antes de seguir, quisiera dejar muy MUY en claro que no estoy en contra de lo que ese grupo de personas llama a una familia «natural» o «tradicional». Yo vengo de una. Tengo a un papá y a una mamá y a una hermana y a un hermano sin problemas psicológicos (dentro de lo que cabe, lol). Sí, a veces nos peleamos, nos enojamos y nos desesperamos pero muy en el fondo, al final, sabemos que lo único que tenemos en el mundo es uno al otro. Tenemos muy en claro que una relación de familia se construye día a día basada en respeto y amor, y que no está ahí por default.

Dicho esto, nosotros nos consideramos como una familia no por qué compartamos la misma sangre, si no porque compartimos el mismo amor. Por que, como una de mis familias favoritas en el mundo dice: «no es la carne, ni la sangre lo que nos hace padres e hijos… si no el corazón».

Entonces, analicemos el discurso del FNPLF. Marchan en pro de la familia «natural» de hombre con mujer. No es que sea en contra de los homosexuales, si hasta han dicho que les caen bien. Y tampoco discriminan a otros tipos de familias como las de un solo padre o una sola madre, o las que los hijos viven con familiares, o las que son solo parejas sin hijos o las que se conforman con mascotas, entre otras. No, tampoco están en contra de esas. Entonces ¿a qué se refieren con una familia?

Si tú, que estás leyendo esto, vienes de una familia que no se parece a la de la foto, bienvenido. Eres parte de lo que ellos llaman «antinatural» o «no tradicional». Y no sólo lo llaman así, si no que MARCHAN y se ORGANIZAN para distribuir este discurso ignorante lleno de odio y discriminación… lo cual desgraciadamente tienen el derecho de hacer, por qué como diría Voltaire «puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida para que tengas el derecho de decirlo».

Me atrevo a decir ignorante por qué es un discurso basado en prejuicios y sin bases sólidas o científicas que prueben lo contrario. Un discurso religioso disfrazado de moral barata que, desgraciadamente, compra a muchísima gente. Como bien leí por ahí alguna vez: «never underestimate the power of stupid people in large groups».

Y lo peor del caso es que nisiquiera les da miedo publicar esa ignorancia. Vi que una persona conocida compartió una foto de la página oficial de Facebook del FNPLF con la «supuesta» publicidad de Librerías Gandhi que decía: «Leer te hará saber que la marcha del 10 de septiembre no es de odio». Va. Challenge accepted.

Ok. Primero leamos la constitución. Vamos a ver si es cierto que su marcha no tiene fondo no busca menoscabar los derechos de una minor –

… ok.

Bueno, va. Seguro no es homófoba. Chequemos el diccionario nada más para no dej–

Ok. Conste que estoy intentando.

Bueno va, leeré la Biblia para estar en el mismo canal, a ver si así puedo llegar a la misma conclusión de que leyendo sabré que la marcha no es de od–

Oops.

Y lo peor es que lo niegan. O de plano no saben, no sé qué esté peor. Se jactan de «defender a la familia» cuando en realidad lo que están haciendo es destruir a miles. Están quitándole la oportunidad de tener una familia a un niño que puede estar destinado a hacer grandes cosas con la educación correcta, solo por que a ellos les incomoda la idea de pensar en dos hombres o dos mujeres juntas. ¿Qué no es natural? Lo que no es natural es el odio tan inminente con el que rigen su vida disfrazado de religión. La intolerancia tan grande que no pueden evitar escupir en su discurso retrógrada. Ah y… el voto de castidad. Eso tampoco es natural.

Tienen todo el derecho de creer lo que quieran en sus santuarios o iglesias. Tienen todo el derecho a educar a sus hijos para que sean personas llenas de odio, discriminación y homofobia. Tienen el derecho a corromperlos como quieran. Pero lo que si no tienen derecho, es a quitarle sus derechos humanos fundamentales a un grupo minoritario por medio de una marcha que se aplaude por «pacífica» ya que, desde luego, no están golpeando ni secuestrando ni violentando físicamente a una minoría, si no solo quitándole sus derechos como si eso fuera pacífico. Una marcha que no es solo una manifestación, como ninguna nunca lo es, si no que funciona como herramienta política o lobbying para detener una reforma que ya es justa y necesaria. Una marcha que aunque legítima, libre y soberana, lo único que profesa es odio y discriminación.

Y como una de mis frases favoritas dice: «Creo en la ética, que es hacer lo correcto independientemente de lo que me digan. No en la religión, que es hacer lo que me digan independientemente si es lo correcto. Por supuesto que tienen el derecho de interpretar la Biblia y la política a su manera, pero al menos para mi, es necesario algo más que «así lo dice la Biblia» para justificar ciertas cosas en este mundo y desde luego, juzgarlas».

Ana is… out.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.