¡Estamos viviendo historia!

Michael Phelps/ Getty Images
Cada cuatro años el mundo entero posa sus ojos en la principal competición del mundo deportivo, los Juegos Olímpicos.

Sin duda somos afortunados de ser parte de estas últimas generaciones, ya que hemos sido testigos de la transformación de personas en seres sobresalientes.

Somos parte de la generación que vió a Michael Phelps convertirse en la máxima figura olímpica al ganar 28 medallas, siendo de oro 23 de ellas.

Gracias Brasil por dejarnos vivir momentos inolvidables.

Gracias por dejarnos ver a Usain Bolt consagrarse una vez más como «El hombre más rápido del mundo»

Foto por: Ezra Shaw/Getty Images

Gracias por dejarnos derrumbar todas las barreras que la sociedad y el mundo nos impone.

Las cosas no suceden por que sí, se necesita trabajar arduamente para conseguir lo que sueñas.

Se necesita valor para despertar todos los días y hacer sacrificios que no cualquiera haría, se necesita valor para saber que a final de cuentas todo el esfuerzo, todas esas horas de entrenamiento y esas rigurosas dietas valdrán la pena.

Gracias Brasil, por mantenernos en suspenso durante más de cuatro horas seguidas con esos partidos que sólo Juan Martín sabe jugar.

Por enseñarnos que aunque el cuerpo ya no pueda, aún tenemos al corazón y al alma.

Gracias por demostrarnos que el que persevera, alcanza.

Y claro, a aprender que no siempre se gana.

Pero sobre todo, gracias a esos grandes seres sobresalientes, que nos inspiran día a día a superarnos, a soñar y a aspirar la grandeza.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.