Mensaje póstumo.

Porque por un momento hoy escribiendo este texto he dejado de pensar he de dar gracias. Y no puedo mas que comenzar diciendo que hoy mi corazón ha dado un vuelco. Un vuelco por el que ha dejado de latir. De latir por ti.

Porque tu hoy estás demasiado lejos como para mirar atrás. Porque por algún capricho del destino hoy, éste, ha querido que me encontrase con el pasado de la forma más estrepitosa posible. Porque de forma poco calculada pero muy dolorosa he recibido un mensaje póstumo de lo que podría haber sido y nunca fue. Porque podríamos haber tenido la luna de nuestro lado todas las noches y no la supimos convencer. Porque siempre me he acostado con las más imposibles utopías y me he despertado con la cruda realidad.

Porque lo difícil viene ahora y no sé si seré capaz de volver la vista atrás.

Porque en el fondo soy una niña que no encuentra su lugar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.