Google no sólo desalienta al Estado Islámico, también la libertad

El motor de búsqueda más importante del mundo ha lanzado una estrategia para pelear en contra del Estado Islámico (EI) en uno de sus bastiones más efectivos: internet. Esto, a través de respuestas automatizadas a búsquedas relacionadas con el EI en donde se muestran videos sobre extremistas reformados, clips que exponen “la hipocresía del califato” así como las “deplorables” condiciones de vida en la que se encuentran sus miembros, ello, para desalentar a quienes buscan formar parte del movimiento islamista. Para asiduos de la lógica de la paz occidental esta es una buena notica, caso contrario para quienes abogan por la libertad de creer y ser.

¿Quién define lo que es bueno y malo? Hasta donde teníamos entendido los ingenuos y optimistas, el internet era el espacio “más libre” en el universo; no obstante empresas como Hacking Team y Google nos despertaron a la realidad de la vigilancia, la censura y el control.

Si bien el pensamiento “maistream” no refutará la acción de Google contra el EI, puesto que ¡claro! ¿Quién se va a oponer a que “el terrorismo” sea apaleado con los medios que sean necesarios? Y quien lo haga seguro es porque dentro de sí vive un ser terrorista, asesino. Así es como opera la opinión pública cuando no se torna ni un tantito crítica.

El acto de dominación Googliano, no encuentro otra manera más precisa de denominarlo, utiliza su cuasi monopolio para atraer a los potenciales miembros del EI al propio discurso occidentalizado. Se trata, pues, de una imposición y por lo tanto de coartar la libertad no solo de quienes desean indagar sobre estos temas para formar parte de las filas islámicas radicales, sino de quienes buscan mayor información sobre el tema, simplemente para conocer su discurso. Cabe destacar que esta misma acción pretende aplicarse a los grupos de ultraderecha que han ido empoderándose gracias a las posturas anti inmigrantes.

El tema de la discusión descansa en un antiquísimo dilema político: ¿El fin justifica los medios? En este caso, lo que salta a la vista escéptica es el doble discurso de quienes dominan el internet. Pues hay conductas de consumo que llevan a un mayor o igual número de muertes, no menos violentas ni abusivas que las que ejecutadas el EI; por ejemplo las relacionadas con la moda irresponsable, la prostitución, el tráfico de niños, entre otras. Sin embargo éstas se amparan bajo las máximas del libre mercado.

¿Por qué las máximas del pluralismo no ampara la decisión de unirse a un grupo político específico? ¿Quién decide eso?

El internet nació para ser libre, así como los seres humanos. Y nada impide pensar que sea así como se moldee nuestro pensamiento en el futuro, si no es así se hace ya.

Fuente: Bhattacharya, A. (14 de Septiembre de 2016). “Google says it has finally figured out how to deter wannabe ISIL members online.” Quartz , pág. http://qz.com/779854

@AnaCecilia_PD

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ana Cecilia Pérez D’s story.