Me dicen intensa

Me dicen intensa. Desde hace como 10 años que empecé a interesarme por ciertos temas, me dicen intensa. Últimamente me lo han dicho más seguido. Sobre todo desde que empecé a interesarme más profundamente por cuestiones de género. Me quise alejar poquito de lo académico y ver las prácticas comunes y lo ‘pop’ de la discriminación. Y en el transcurso. recibí “es que eres una intensa, no a todos les interesa tu causa”.

En todos mis grupos sociales me han llamado intensa. Mis amigas no me bajan de “wey es que eres bien intensa”, mi familia, en mi trabajo, mis compañeros de la universidad, hasta mis novios me han llamado así. Pero pregunto ¿a qué se refieren con intensa?

Sí, soy muy apasionada con lo que pienso y digo. Me gusta argumentar. Me gusta sobre todo hacer público mi tren de pensamiento y alimentarlo con los de los demás. Me gusta no tener “la razón”, porque ahí es cuando más he aprendido: cuando me ponen a pensar muchísimo y se me destruye el mundo y lo tengo que volver a construir.

Lo triste de tildar a la gente de intensa es la carga que trae la palabra. Ser intenso es malo, ser mujer intensa es peor. Es ser emocional y las mujeres emocionales somos histéricas. Las mujeres emocionales en la academia son parciales. Las mujeres emocionales en su trabajo son. inestables y poco fiables. Las mujeres intensas somos las que estamos locas. Las que hacemos drama. Dramática, también me han llamado, mucho.

Este uso de palabras lo único que hace es aminorar lo que se está diciendo. Porque qué importa que lo que diga sea verdad. Qué importa que lo que diga realmente necesite atención. Al decirme intensa lo están haciendo sobre mí. Me están “aplacando”. “Eres una intensa, cálmate, no te tomes las cosas personales”. Una vez más, aminorando lo que una persona dice. Entiendo que hay personas a quienes la confrontación no se les da. De ahí a caer en prácticas que literal, callan a la gente, no veo el porqué.

¿Nos damos cuenta de lo que estamos haciendo cuando llamamos a alguien así? ¿Ya nos dimos cuenta que lo hacemos más con mujeres que con hombres? Porque volteo a mi alrededor y a las personas que veo que describen como “esa morra es bien intensa”, son más mujeres que hombres. A los hombres que bien podrían caer en esa categoría, la mayoría de las veces se les describe de otra manera “es muy determinado”, “es muy trabajador”, “no da tregua”. No digo que no haya hombres que tilden de intensos, pero al darme una vuelta por los perfiles de gente “intensa”, me doy cuenta que es más un calificativo negativo de mujeres, que de hombres. Y no completamente negativo. Más dentro de las líneas “entiendo lo que dices, pero cálmate”.

Muchas personas no llegaron hasta este párrafo. Se quedaron en el primero, pensando “sí, esa morra es bien intensa”. Insisto, tanto hombres como mujeres me han llamado así. Mis amigas más todavía. Pero ojalá quien haya llegado hasta acá abajo, piense dos veces antes de llamar a alguien “intensa” de nuevo. No está padre aminorar lo que una persona piensa solo por no entenderlo/temerle a la confrontación. Abrazo a todas mis intensas favoritas.

Texto originalmente publicado el 13 de septiembre del 2015.