Madoz: la lucha de los opuestos

El fotógrafo lleva a Tenerife su retrospectiva más ambiciosa

Le gusta la perfección. Y la consigue. Sus fotografías son mucho más que estética: son un espacio para la reflexión. Lo logra con la lucha de los opuestos: humor o juego se enfrentan a la violencia contenida, por ejemplo, en su cinturón de castidad… Uno de tantos elementos que consigue en rastros y anticuarios…

Madoz ha admitido que monta la mayoría de las imágenes a partir de dos elementos distantes, como el cero y el uno. Y que, cuanto más distante sea esa “estética binaria”, más fuerza y eficacia tiene el resultado.

Madoz bebe del minimalismo, el surrealismo, la poesía visual, el diseño y, cómo no, el arte conceptual.

Le preocupa por igual la forma y el fondo. Tanto que el mensaje se convierte en crítica a ojos del espectador.

Madoz pasa con la misma soltura a la sensibilidad más exquisita. Convierte mejillones en mariposas y enjaula nubes.

El fotógrafo introdujo hace años la caligrafía en su discurso. Una de las primeras imágenes donde lo hizo fue un pupitre con Dickinson y Cortázar garabateados sobre la madera. Y no fue por azar. Nada es por azar en Madoz. Son dos lecturas que han influido en su percepción de la vida.

Estas fotos de Chema Madoz forman parte de su última exposición en Santa Cruz de Tenerife: “XXI”, una muestra compuesta por 189 instantáneas que permanecerá hasta el 28 de mayo de 2016 en el Espacio Cultural CajaCanarias.

El suyo es un mundo donde las reglas del juego se rompen y donde solo tienen cabida la emoción y la metáfora.

Ana Hernández.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated ana hdez’s story.