¿Cuánto cuesta la información?

Según el artículo “Cómo establecer sus tarifas como escritor independiente” de Jc Macbride en medium, cuando se nos plantea la pregunta de cómo queremos cobrar nuestro trabajo, si por proyecto, horas o palabras, este autor dice que debemos hacerlo por proyecto simplemente por la total libertad, en cuanto a límite de palabras y tu imagen de profesionalidad frente al cliente.

Ahora bien, ¿comparto esta idea? voy a decir que sí, simplemente por una razón, y es que a mi parecer el número de horas y palabras son componentes del proyecto final, por lo que yo haré una balanza. Lo que haré es comprobar el tiempo que me ha llevado realizarlo, los distintos medios, fuentes, o recursos que he tenido que buscar y otros factores que de una manera general juzgaré y de esta manera sabré los beneficios que merezco obtener. Por lo tanto mi repuesta sería, sí cobro por proyecto. A continuación lo que debo preguntarme es, ¿en qué beneficia esto a mis clientes? Bien, todo consumidor pide lo mismo, rapidez, precisión y bajo precio, por lo que lo único que necesita saber el cliente es que por palabras, puedo obtener un artículo muy escaso de información, o muy caro. Por horas, puedo incluso hasta excederme para obtener más beneficio, por lo que por lógica lo más beneficiario para todos es cobrar por proyecto. Pero la pregunta sigue, ¿cuál va a ser el precio de mi proyecto?

Macbride nos regala una serie de consejos para llevar a cabo nuestro proyecto en el mercado, lo que debemos preguntarnos es si podemos aplicarlos a nuestro país. Mi respuesta es un rotundo sí, claro que estamos hablando de proyectos periodísticos. La sociedad a nivel internacional esta clasificada en distintos grupos según sus intereses como consumidores. Este factor es el que tenemos que tener en cuenta, sus intereses, y esto es tan cierto en América, como en Europa, o en cualquier sitio del mundo.

Como futura comunicadora podría hacer un esquema explicando qué métodos son los que uso, o que guía utilizo para escribir mis artículos para explicar el presupuesto que a continuación presentaré, pero claro, al final y al cabo son mis derechos que me guardo como profesional, y que no tengo por qué explicar a no ser que yo lo considere necesario porque el precio sea muy elevado. Aunque suene un poco altanero, yo escribo, pongo mi precio, y usted decide si elegirme o no.

Así que…mi precio es…20€