La desnudez de nuestros corazones expuestos.

La puerta abierta para que veas cada uno de mis sentimientos, de mis miedos, sin llave, para que puedas entrar y pasear entre ellos.

Decir en oraciones cortadas las preguntas y respuestas más reales que hemos hablado.

Uno encima del otro, nuestros ojos fijos en las pupilas ajenas como palanca, creando estabilidad para no caer.

La luna paternal viéndonos con cariño, prestándonos un poquito de luz para que pueda ver el brillo en tus ojos. Todo tu brillo.

Gracias por pensar en mi de la manera en que lo haces, gracias por darme tu corazón en las manos, lo cuido más que al mío, lo amo mucho más que al mío.

Porque te amo de la forma más honesta que existe, más transparente que he sido, profunda y completamente.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.