Caos en el FIGY

Durante el fin de semana del 20 al 22 de enero del 2017, se llevo a cabo el Festival Internacional del Globo y Cultura en Yucatán (FIGY), un evento que parecía ser muy prometedor, un cielo lleno de globos aerostáticos por primera vez en el sureste del país. Los boletos se agotaron, cientos de personas viajaron de otros estados para apreciar este espectáculo y en poco tiempo era un “trending topic” en las redes sociales.

Llegó el primer día y el staff no estuvo lo suficientemente organizado para la cantidad de gente que se presentó, se hicieron colas kilométricas de carros intentando entrar al estacionamiento, hasta que se perdió el orden, la gente se estacionó en el camino y la vialidad quedó completamente bloqueada. Muchas personas no pudieron entrar, el clima tampoco favoreció el evento, no volaron los globos y muchas personas se fueron furiosas del lugar, compartiendo su molestia en las redes sociales.

El segundo y tercer día del festival hubo más organización vial, pero el clima seguía sin permitir el vuelo de los globos. El evento no alcanzó las expectativas de todo su público, este exigió que se les devolviera su dinero, fue tanta presión, comentarios y memes en las redes sociales que todos los patrocinadores se deslindaron de la responsabilidad del fracaso del evento y los organizadores ofrecieron una disculpa pública y el reembolso de muchas entradas.

Según Rivadeneira, este hecho cobra mucha fuerza como opinión pública, ya que gracias al feedback, el emisor original (FIGY) al que todos consultaban, participaban en los concursos, etc. se volvió en el receptor. El FIGY tuvo que prestar atención a las personas dado a la fuerza de la opinión pública, hasta aceptar sus peticiones y rembolsar los boletos para que no empeore su reputación.