El Patrón (del mal)

Cuando era pequeña veía a mi mamá tratar de salvarse sola para terminar pidiéndole a un hombre ausente (mi papá) que la salvara. Tengo 32 años y me di cuenta que soy parte de un ciclo eterno que no sólo no terminó cuando ella se murió sino que se volvió más fuerte.

Ese es mi patrón del mal, trato de buscar felicidad y estabilidad en cosas que me avergüenzan y que quiero arreglar para no mantener ocultas pero en el fondo me joden y me duelen. Busco hombres que no pueden darme lo que necesito pero que están allí, busco distracciones de cinco minutos para no lidiar con años de abandono aunque al final del día me dejen con el mismo sentimiento. Busco gente que se fastidie de mí y me deje.

Y acá estoy, leyendo a Mia Astral otra vez, escuchándola decir que el 2017 es el año de romper los patrones, pensando: “Andrea, deja de joderte coño” mientras reviso la última conexión de mi última distracción.