Acabo de leer el ensayo de Canek Zapata sobre la foto de Maluma leyendo a Camus (http://horizontal.mx/maluma-lector-de-camus-dos-historias-de-impresiones-en-redes-sociales/). Me pareció fascinante su perspectiva sobre los hechos además del rastreo de las fotografías par encontrar la original.

Luego me quedé pensando en la terminología tan específica (como el origen del término ‘meme’ acuñado por el biólogo evolutivo Richard Dawkins en 1976) y muy bien explicada -sobre todo para personas como yo que, aunque se interesan en la web y sus procesos, no tienen mucho conocimiento de cómo funciona- y la teoría que maneja Canek (desde la filosofía y sociología con Walter Benjamin y Gilles Deleuze, así como desde críticos más cercanos al campo artístico como Ariella Azoulay y Hito Steyerl).

La cuestión es que el texto es muy crítico y bien sustentado, pero ¿por qué le pongo énfasis a esto? Pues porque me parece que aun hoy, en un tiempo en que la ‘clase media ilustrada’ usa internet, redes sociales, se ríe de los memes y conoce a Maluma, se sigue considerando a lo digital como un ‘divertimento barato’, ‘poco trascendente’ y por lo mismo ‘poco importante’. Es decir, un artista serio puede reírse de un meme pero no va a considerarlo parte de su obra, ni una materia que ‘merezca’ un estudio profundo o especial atención.

Pareciera que la división entre ‘alta y baja cultura’, fuera irreconciliable en varios sectores, lo que ocasiona un desdén y ninguneo hacia las personas interesadas en utilizar internet no sólo como un espacio para compartir contenidos sino como una plataforma artística seria y comprometida con la sensibilidad de nuestra época.

Canek Zapata, siendo artista digital y amante de la cultura grecolatina, no hace distinciones entre la ‘baja y alta cultura’ y escribe un texto que analiza un happening cultural en redes sociales como podría haber sido una exposición de pintura en un museo o una noticia de periódico, desde una argumentación crítica y muy interesante. Yo esto lo celebro y los invito a leer su ensayo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.