Inoculación

Pensemos en esto como una vacuna.

Tu música a ratos, pensarte un par de veces al día en espacios programados, tus regalos sin abrir sobre mi buró, mencionarte en conversaciones vacías…

Inyectarme un poco de tu veneno, en dosis que no resulten mortales, para hacerme inmune a tu nombre.