¿Qué le pasa a San Lorenzo al final de los Partidos?

¿Es verdad que a San Lorenzo le cuesta cerrar los partidos? ¿Por qué es que no puede mantener la ventaja en los últimos minutos? Los puntos perdidos sobre el final terminaron costándole la eliminación de la Libertadores, así como también le privaron de estar en una mejor posición en el Torneo Local. Para responder estas preguntas se analizaron todos los partidos oficiales de San Lorenzo durante este 2016.

Para empezar, se tuvieron en cuenta todas las veces en las que San Lorenzo llegó a los últimos 10 minutos de partido ganando por un gol, y si pudo mantener esa ventaja.

Datos de ESPN

En el gráfico anterior se puede ver que más de la mitad de las veces que el equipo de Guede entró en los últimos 10 minutos del partido con una ventaja mínima, no pudo mantenerla!

Para ver con más detalle lo que le ocurre a San Lorenzo, el siguiente gráfico muestra la cantidad de goles que le convirtieron a lo largo de un partido.

Datos de ESPN

En el gráfico anterior se puede ver que hay una gran diferencia en la cantidad de goles recibidos en los últimos diez minutos y el resto del partido. El 29% de todos los goles que le convierten a San Lorenzo fueron durante el tramo final. También se puede ver que la mayoría (80%) de goles concedidos estando en ventaja también fueron en los minutos finales del partido. Igualmente cabe aclarar que el 52% de goles que le convierten a San Lorenzo son cuando el partido está empatado. Esto puede ocurrir por el riesgo que toma el equipo para ponerse en ventaja.

Este análisis demuestra que es cierto que el San Lorenzo de Guede pierde muchos puntos en los últimos minutos de los partidos, que hubieran cambiado su suerte tanto en el Torneo Local como en la Copa Libertadores. Ahora, ¿es simplemente una desatención de los jugadores, mala suerte o mala planificación del DT? ¿Por qué San Lorenzo no puede cerrar los partidos?

Se me ocurren varias razones por las que esto puede ocurrir. Una podría ser el cansancio de los jugadores por la doble competencia entre el torneo local y la Copa Libertadores. San Lorenzo jugó en promedio cada 4,25 días (16 partidos en 68 días, contando el parate de dos semanas por las fechas FIFA) sin tanta rotación de equipo. Esto se amplifica por el estilo de juego agresivo e intenso que propone Guede. Los jugadores llegan desgastados físicamente al final del partido y terminan cometiendo errores que pagan con los tres puntos.

La siguiente tabla muestra los 7 partidos en que San Lorenzo llegó a los últimos 10 minutos ganando por la mínima diferencia. Para cada partido, se ve la relación entre el tipo de cambios que hizo Guede, y si el equipo pudo mantener la ventaja o no.

En 1 de los 6 partidos, llegado el momento en el que San Lorenzo se puso en ventaja, ya no había cambios disponibles. En este partido Huracán terminó empatando el partido en la última jugada. Contra Velez, Guede dudó en realizar el último cambio hasta que le empataron el partido. Luego ingresó Matos, quien terminó dándole la victoria a los 87’.

En otros 3 partidos, el entrenador decidió cambiar jugadores de la misma posición y roles similares. Por ejemplo con Toluca salieron Cerutti, Belluschi y Blandi para que ingresaran Villalba, Blanco y Matos a los 60’, 69’ y 76’ respectivamente. De estos 3 partidos, solamente uno (contra Belgrano) terminó con victoria de San Lorenzo.

Otro caso fue contra Godoy Cruz y Rosario Central, en donde al ir ganando 1 a 0, Guede realizó cambios defensivos. En Mendoza, el entrenador mandó a la cancha a Mussis y al defensor Paulo Díaz para sustituir a Matos y a Ortigoza a los 77’ y 91’ respectivamente. Y contra Central, entró Mercier por Cauteruccio a los 61’ para formar un triple cinco en la mitad de cancha. En este partido también ingresaron Blanco (a los 80’) por Cerutti y Villalba (a los 83’) por Belluschi. San Lorenzo terminó llevándose los 3 puntos de ambos partidos.

Si bien la muestra es muy reducida, cada vez que Guede hizo cambios defensivos para mantener una ventaja en el resultado fue efectiva. Sin embargo, de todas las veces que no se tocó el esquema del equipo (sin modificaciones o cambios de nombre por nombre), San Lorenzo pudo sostener el gol de diferencia solamente en 1 de 5 partidos.

Es verdad que Guede ha estado al frente de San Lorenzo tan sólo 17 partidos, y los datos son muy pocos como para sacar grandes conclusiones al respecto. De todas formas, es un hecho que se le están escapando puntos sobre el final. Si San Lorenzo sigue perdiendo puntos va a ser muy difícil que pelee el torneo hasta el final, por eso es importante que el técnico trabaje sobre esto para ajustar errores y poder salir campeón del Torneo Local.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.