El pura vida es pura mierda
Rafael Rivera Villanueva
20468

Estoy muy de acuerdo con lo expresado en el artículo. Siempre cuando un extranjero me pregunta: Cómo es el tico? Le digo hay 2 tipos. El que da la cara jugando de anfitrión ejemplar y colaborador ante el turista y el que vas a descubrir cuando decidas quedarte viviendo aquí de manera permanente. El primero te hará favores con algún interés oculto, el segundo te verá por encima del hombro pues, ya viviendo tú en su país él se sentirá más que tú y te tratará como “el extranjero” lacra, invasor, filibustero, y otra gran variedad de epítetos que se han acuñado. Cuando me preguntan sos tico? Mi respuesta es un rotundo no! Yo soy costarricense, tico es el pachuco que va al estadio a gritar, a llorar, a drogarse…tico es el que con un empleo de servidor público se regodea por la avenida central al mediodía creyendose un gran ejecutivo (que come combos de McDonald’s)solamente porque la banca les exige a sus cajeros ponerse una corbata. Tico es el que bajo un cielo nublado va con sus gafas oscuras hablando por celular mientras conduce para verse muy sofisticado, el que juega de cosmopolita en los foros solo porque hace 25 años fue a España, el que juega en la calle de colaborador cuando en realidad lo que quiere es husmear la tragedia de los otros, el que espera a que el amigo se vaya para empezar a comerselo pues usó la misma camisa para ir a trabajar en menos de una semana. Es el que se cree tan importante que los días Domingos se siente con derecho a ir a un bar con chancletas, con las uñas de los pies sin cortar y sucias, con una bermuda, una camiseta de futbol y unas gafas mientras le dice al mundo por la ventana abierta de un bar, con cerveza en mano: “Soy un guapo”, guapo que le puede decir vulgaridades a una chica que pasa cerca de él y quedar impune.Por qué? Porque es Domingo y merezco por un día en la semana salir en fachas, embriagarme y ser yo, pues para eso trabajo toda la semana como un perro. Tico es el matón al volante, el que cree que un auto le dá status en un mundo en el cual aún no inventan el carro volador que se evite presas y por tanto le toca sufrir, como cualquier mortal, de los colapsos viales. Vivimos en un país tan pequeño que si salís en la tele sos toda: te ven en San José y hasta en la más recóndita cantina de la zona sur. Todos quieren vivir sus 5 minutos de gloria: ser como la gente de la tele, como el futbolista,la modelo, el político corrupto, bonachón, inoperante, pervertido, moralista,también como el cómico ridículo que presenta al costarricense como al “tico” (No humilde sino ignorante, no sencillo sino ridículo,no amable pero choteador) Basta con ver a los niños para ver el ejemplo en sus casas. Desde pequeño ver a papá creyéndose el conductor indomable, el que no tiene las más mínima norma de urbanidad en carretera, porque Dios guarde mi hijo vea que alguien se me atraviesa y no digo nada! Y de ahí aprenden a ser prepotentes, a ser maleducados y soberbios. Lo que llaman bullying o como se escriba( no es enajenación de la lengua, sé que aquí la mayoría entiende mejor ese término pues está de moda) no viene de Estados Unidos, viene de cada hogar, al igual que los salvajes no vienen de Nicaragua, ni los delincuentes de Colombia,ni las prostitutas de República Dominicana, ni los nacionalistas crónicos de México, ni las personas chocantes de Argentina. Lo dicho a modo de ironizar esa costumbre tan marcada e inherente de pensar que somos la cultura, la raza, el país ,la especie humana más limpia, educada y moral que existe, la panacea a todos los males. Nada más fácil que culpar al vecino. Podría extenderme más pero ya habrá tiempo para eso. Cosas como las que he escrito son el mejor caldo de cultivo, el mejor señuelo que existe para atraer a esas hordas de heridos,dolidos de que les digan la verdad en la cara y aquí estaré para leer lo que me escriban. Les anticipo me tendrá sin cuidado. Costa Rica, el país donde nací, tiene la madurez social de un ser humano de 16 años, sin ofender a los adolescentes. Gracias.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.