CARTA A UN PADRE

Carta a un padre

Muchas veces me pregunté porqué no estabas aquí, porqué tuve que crecer repitiendo la misma frase ¨No tengo papᨠY aunque no he encontrado respuestas a todas mis preguntas, he aprendido que la venganza y el rencor solo lo dañan a uno mismo. Por eso decidí escribirte esta carta.

No se bien cual es tu nombre, no quiero saberlo, ya no me sirve de mucho. Tal vez estas leyendo esto pensando que te diré que fuiste un padre horrible y que deberías sentirte mal por haberte alejado de mí, pero no. Éste no es el caso. Lo que quiero decirte es… te perdono.

Te perdono por no haber estado allí, por no haber dicho te amo, porque eso me hizo una persona más fuerte, valiente, perseverante e independiente. Te perdono porque en realidad no me hiciste falta en ningún momento. Cuando era pequeña y en la escuela hacían la celebración del día del padre mi mamá siempre estuvo ahí. Si me preguntaban ¿dónde está tu papá? siempre contesté que no tenía, pero que la vida me había dado una mejor opción. Mamá nunca me habló mal de ti, a decir verdad nunca me habló de ti porque nunca fuiste parte de nuestras vidas.

De ella aprendí que debo ser agradecida por lo que tengo. Me enseñó a no rendirme con el mejor ejemplo, sacándome adelante, me enseñó a no sufrir por nada ni por nadie, y a no creer que por el hecho de no tener padre era menos o debía ser tratada de manera diferente, nadie es más que yo, yo no soy más que nadie, yo soy lo suficiente siempre me hacía repetirlo. Te perdono por empujarme lejos, porque eso me hizo encontrar nuevas armas para estar cerca. Te perdono por no ser padre, me hubiera gustado haberte conocido porque me quede con esas ganas de decirte papá.

Ella tomo tu lugar desde el momento en que nací, sacó adelante a dos hijos, consiguió un buen trabajo y siempre fue capaz de proveer para nosotros. A veces no pudo darnos exactamente lo que quería darnos , pero yo siempre estaré eternamente agradecida por lo que hizo por nosotros. Ella fue a cada evento escolar, cada presentación, estuvo cada noche que lloré, porque nadie me dio esa platica protectora que aunque a veces aburre, hace falta escuchar de un padre, pero ella está orgullosa de mí por todos los recuerdos que he creado. Ella me ha demostrado lo que es el amor.

Te perdono por todas estas cosas, porque yo sé que gracias a ello soy una mejor persona, más agradecida. Fui a mi primer día de primaria sin ti, me gradué de la secundaria sin ti, voy iniciando mi carrera universitaria sin ti. He llegado a un acuerdo con lo que soy y con lo que quiero ser. Ahora sé el tipo de padre que quiero para mis hijos. No tenerte no ha definido mi éxito, al contrario, me motivó a buscarlo y a salir adelante. Y no para demostrártelo algún día a ti, sino para demostrármelo a mí misma. Cuando miro a mi alrededor, tengo a mi familia que ha crecido con el tiempo, y las personas que han entrado y salido de mi vida han llenado el vació que dejaste.

Te perdono porque el dolor que sentí por tu abandono me ha echo invencible, por que he aprendido que si bien el amor de un padre es importante, el amor es incondicional y no importa de donde venga. Tu ausencia me enseñó que el odio no me lleva a ningún lado, he aprendido a perdonar. He aprendido a perdonarte.

Así que recuerda, tú no arruinaste mi vida cuando te fuiste. Mi mundo siguió adelante sin ti. Mi vida no ha sido mala porque no hayas estado en ella. Así que tú continúa con tu vida, no te atormentes por haberme abandonado. Realmente espero que hayas encontrado la felicidad, así como yo lo hice. Y te perdono por ser el hombre que me creó, y no me quiso.

Atentamente:

Tu hija.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.