Una pizca de mí

Durante lo poco que ha durado mi vida he podido observar el mundo, he visto cómo todo ha ido acomodándose.

Veo gente ir y venir, pero ¿hacia dónde me dirijo? Tengo miedo del futuro. Tengo miedo de decepcionar a quienes amo, de decepcionar a Dios y, lo más importante, tengo miedo de decepcionarme.

¿No es algo banal y superficial? ¿No es algo egoísta el preocuparse por cosas tan simples cuando existen mayores problemas en la actualidad?

Siempre he considerado que si alguien se siente triste es porque quiere. ¿Cómo alguien podría estar triste cuando en algún lugar del mundo existe otra que daría todo por llevar la vida que uno lleva?

Para mi desgracia, últimamente me he sentido triste, y poco me importa si existe o no alguien que daría lo que fuese por vivir mi vida. Y exactamente esa es la cuestión, no nos importa.

¿Qué me pone triste? Sacar una nota menor a 10 en el colegio, sentirme solo, el darme cuenta que mi vida no tiene una dirección, que a mi novia no parezca importarle en lo absoluto mis pasiones, la actitud de mi madre en ocasiones, lo inconsiderado de mi hermano, el extrañar a mi abuela, el pasado, etc.

Yo era una persona muy soberbia, trabajo en arreglar eso. He experimentado muchos cambios en mi vida, tal vez este vacío que siento es el hecho de que estoy madurando. Mi perspectiva del mundo está evolucionando. O tal vez solo esté atrapado en la monotonía.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated André Nietowsky’s story.