Falsedad

caminaba por un sendero de confianza, en el que no miraba hacia atrás e iba con mis ojos cerrados, con seguridad sobre todo. Tantos amigos que tenia que consideraba objetivamente hermanos, me daban la mano tan benévolos, amables y complacientes, que dicha la que me encerraba la sociedad pero sin embargo siempre hay algo que se nos escapa de las manos, una realidad oculta bajo una mentira, una careta sobre un rostro e incluso una mano extendida y con la otra un puñal escondido.

Pasó el tiempo y poco a poco me enteré como era el mundo en realidad, se comienza con mentiras como las de un niño de 5 años y así mismo empieza la desconfianza dentro de cada quien y poco a poco todos esos “amigos” se fueron acostumbrando a que esas mentiras eran normales… Pero no les hice entender o tienen poco uso de razón de que mi objetivo de vida es entregarme por completo en amistad y amor pero si me juegan alguna traición lo pueden estar pagando con su propia vida, y no es odio lo que siento.. sino que así funciona la justicia en mi cabeza de una forma extraña pero radical, nefasta y comprensible por muchos motivos, fui afilando aquel puñal de madera llamado “lápiz” e ir tendiendo aquellas sabanas blancas llamadas “hojas” como de costumbre me tranquilicé escribiendo, razonando, pensando, filosofando sobre cual era el motivo de una traición y descubrí en mi circulo personal que muy posiblemente era por envidia, egoísmo, ganas de hacer algo mal o simplemente verme la cara de inocente o aprovecharse de mi delicada confianza, uno por uno los fui clasificando en cada sabana de mi libreta y con alfileres los fui pegando en el muro de berlin la cual es mi pared, la que divide mi confianza y mi justicia a la vez, los puse allí y puedo jurar que en cuanto los postré sobre esa sucia pared de traición… ellos pudieron sentir en sus corazones un aguijón que les recordaba a mi, de repente comenzaron a delirar pensamientos cada uno de ellos sobre la traición que cometieron a este ser, como si de brujería se tratase, que mal decisión tomaron… que estúpida mente me quisieron enredar y ahora por la justicia de la mía pagaran cada plato roto de aquella vajilla llamada confianza, no hablemos de perdón porque antes de actuar se debe pensar y soy alguien que no da motivos para traicionar, con cada daño que les haré desde ahora aprenderán a como son las cosas en este mundo y hasta en el mas allá, tendrán que ser reales; ese será su castigo pues ser falsos es su originalidad, les quedará grande decir la verdad después de esto?. Y es que siempre con coñazos y golpes se aprende, seamos coherente siempre que queramos usar nuestra mente para dañar a la gente y no nos creamos tan indulgentes con los que no se lo merecen, nada de benevolencia con esa mano de traidores.

Acabé con todos esos falsos, pero veo el mundo mas vacío, creo que todos se fueron al infierno, donde también iré yo, que aunque me muestre como el ser mas real; aún así la vida es capaz de traicionarme a su manera, porque todos esos daños que les hice a los traidores también se pagan, ya ni ser real funciona, se dañó el mundo, yo solo quería darles una lección pero después de todo sigo amando y confiando en quienes se lo merecen… no me traiciones o la verás negra.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.