Te descubrí

Quiero informarte que descubrí tus pensamientos, de forma simple y sin margen de error. Ví en tus ojos el calor que produces al estar conmigo. Producto de nuestras conversaciones, de las caricias que te hago y lo lindo que sonríes, te descubrí.

Encontré tus miedos y los trituré haciéndote daño pero eso te servirá para superarlos, no te iba a descubrir para dejarte igual, lo hice para hacerte pensar y dejarte la solución a tus problemas emocionales pero lo siento si en algún momento he movido tu corazón, cuando descubro a alguien es inevitable hacerle sentir odio o amor. Pero dime; ¿odiarías a alguien que intenta ayudarte?. Puede pasar sin embargo no es tu caso porque estás descubierta mujer. También te puedo decir que no estaré contigo, no te hablaré, no te ilusionaré pero pensarás en mi como aquel hombre que tocó tus miedos y descubrió la cura, y no. Tampoco seré tu consejero ni mejor amigo, simplemente soy el hombre que te descubrió y dejará una huella por siempre.

Descubrí en tu forma de besar, tu forma de ser, tus labios besándome y tu mirada oculta por tus párpados que cada cinco u ocho segundos abres para ver si te estoy mirando, cómo si se tratara de un juego causado por tus nervios.

Tus expresiones me decían que tu alma quería gritar algo a los cuatro vientos, así que te mordi los labios para que sintieras la realidad y tu carácter cambiara para incrementar tu valor.

Íbamos avanzando, ya tenías el valor de decirme que cosas te gustaban y cuáles no. Seguía descubriéndote mientras salían lágrimas de tus ojos, y cogías mis manos gritándome el motivo de. ¿por qué lo hacía?. Tenías mucho miedo mientras me besabas de nuevo. Con mi silencio y mirada pude revelar que necesitabas ser libre. Pero no te iba a obligar, son tus problemas, tus decisiones, sólo te descubrí, no seremos nada, mi misión posiblemente sea descubrir muchos miedos encerrados en almas de muchas damas y lo seguiré haciendo hasta que alguna de ellas me descubra… Adiós.

Andrés Agelvis.