Nos Prometieron Mochilas Propulsoras

En donde estamos aún necesitamos caminos.

Hoy es 21 de Octubre de 2015 ¡Por fin! La fecha en la que Marty McFly llega al futuro, de acuerdo con la segunda película de la famosa trilogía de Back To The Future. Pero, un momento, esto no se ve tan increíble como imaginábamos en 1985. En contraste con la película, el futuro, o bueno, el presente luce un poco mas simple y en algunos aspectos preocupante. No tenemos tiburones holográficos saltando sobre nosotros en la calle, tampoco niñas patinando sobre Hoverboards o autos voladores. No, aún utilizamos combustibles fósiles y ruedas de goma para transportarnos. Nuestro mundo está lejos de ser lo que imaginábamos. Por ejemplo en la moda, si se fijan bien la manera en la que todos visten en la película es muy diferente entre cada persona, y pienso que era una manera de imaginar un mundo donde la individualidad de cada persona era expresada al máximo. Contrario a lo que ocurre con la moda de hoy, donde todos seguimos una misma tendencia y se nos etiqueta de algo, ya sea hipsters o punks.

Es cierto, tenemos Hololens, Oculus Rift, Skype y algunos hacks que nos permiten simular un poco el funcionamiento de una hoverboard, pero ciertamente esto no representa, al menos para mi, lo que el mundo del mañana debería ser y son solo parte de un paso que en mi opinión pudo haberse dado de un salto.

Guerras, calentamiento global, sequías, crisis de refugiados y racismo, entre otros, son algunos problemas a los que nos enfrentamos actualmente. Nos enfocamos principalmente en vender tecnología para el control y el consumo que en crear tecnología para la diversión y el bien del planeta.

Actualmente vivimos saturados de información, es muy facil distraerse y olvidar que el futuro es lo que estamos construyendo en el presente. Hoy en día pensamos que dar un like a la página de alguna organización de defensa de animales significa apoyar la defensa de animales, y que eso es suficiente. Un like es casi como una moneda de popularidad, que por cierto también destruye especies, y casi siempre, el botón de compartir no significa compartir, significa propagar. Como alguien una vez me dijo “si no lo compartes en tus redes sociales simplemente no pasó”. Nos educan mas para memorizar, comprar y prentender, que para entender, crear y vivir.

La tecnología no siempre es hermosa, y pensamos que todas estas “maravillas tecnológicas” nos son dadas sin ningún costo. Como dijo Mikko Hyponnen en una de sus conferencias, nada de esto es gratis, de alguna manera terminamos pagando por estos servicios y lo que parecía como un simple software donde podías conectarte con otras personas el mundo o maximizar el alcance sobre los grupos de interés de tu compañía terminó convirtiendose, además, en una maquinaria de represión donde los gobiernos empezaron a violar derechos humanos con metadatos utilizando robots asesinos como herramienta. Internet empezó a dejar de ser una conversación global distribuída. Violar derechos humanos y planetarios, es la política actual. La tecnología es el medio con el que se ejecutan estas políticas. Tristemente investigación en estos campos es la mejor financiada del planeta. La imagen de la Cultura Hacker ha sido cambiada a la de un grupo de personas que hacen Startups a los 17 años o programadores que crean prototipos de productos en 24 horas, en vez de ser solucionadores de problemas nos estan convirtiendo en generadores de capital y para aquellos que hemos vivido en Silicon Valley, sabemos que en muchísimos casos lo que termina creándose es basura que no soluciona ningún problema. No todo lo que se hace en una “Hackathon” es realmente un Hack.

“They’re trashing! They’re trashing our rights!”

Sin embargo, lo anterior no significa que no hay esperanza, por el contrario, considero que esto nos hace vivir en una de las épocas mas emocionantes de la historia y es ahora donde tenemos que enfocarnos en crear para la humanidad y para el planeta. Donde hay un problema hay mil oportunidades. Existen muchos movimientos de Hackers y Makers que trabajan para defender los derechos humanos y planetarios además de crear prototipos de tecnologías que ni siquiera imaginábamos en películas. Si lo piensan bien, la mayoría de productos increíbles que usamos, como impresoras 3d, Hardware Libre y Software Libre, entre otros, fueron creados a muy bajo costo en las casas de muchos entusiastas de la tecnología. El activismo digital ha sido el protagonista de los últimos años e incluso grandes compañías de tecnología y gobiernos han empezado a mejorar sus políticas de privacidad y leyes. Estan revolviendo el sistema.

Los emprendedores también estan empezando a buscar nuevos caminos. Ya existen Startups que están revolucionando la manera de educarnos y cada año mas universidades se unen a esta causa. Incluso compañías como Maidsafe estan trabajando para reinventar el Internet basados en el estudio de sistemas naturales como colonias de hormigas. Ya tenemos brazos robóticos para personas discapacitadas. Implantes cerebrales para el Parkinson, wearables para combatir enfermedades.

El presente no es el mundo libre que pensamos que nos sería entregado en 2015 pero ciertamente es el mundo libre por el que aún estamos peleando.

Mi objetivo al escribir este artículo no es decir que nuestro mundo apesta y que estamos acabados. Mi objetivo es decirles que nuestro mundo no es perfecto, que no basta con un “me gusta” y un “compartir” para cambiar las cosas. Que no debemos conformarnos con lo que tenemos solo porque parece divertido. Que si nos revelamos ante los gatos gordos que quieren hacernos pensar a todos de una misma manera podrémos tener nuestra Hoverboard y nuestros Jetpacks en muy poco tiempo. Y sobre todo que si cambiamos el chat por la conversación y el like por el “¿Te ayudo?” podremos conectarnos mas como humanos y como especie.

Su futuro no se ha escrito aun. El de nadie. Su futuro es lo que hagan de el. Asi que haganse uno bueno. Los dos. ¡O mejor todos juntos!
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Andres Root’s story.