El inicio del camino

Decides tomar un punto de partida y de repente te das cuenta que a medida que avanzas es más difícil poder volver, esto es como adentrarse al mar y llegar a tal punto en el que ya no puedes ver la orilla; y te encuentras con ese momento en el que sientes frustración, miedo y angustia, pero únicamente tienes dos opciones nadar o rendirte.

Así es como me encuentro en este momento, recorriendo un camino contra corriente para llegar a tener el sueño con el que comencé el punto de partida ver a Hibrid como una realidad.

Todo es maravilloso cuando comienzas el trayecto pues te hablan de la gran oportunidad que representa el tener tu propio negocio, ser tu propio jefe, luchar por lo que te gusta y llegar hasta donde tú te lo propongas; y aunque es cierto todo eso, nadie te dice lo difícil que puede ser, ni los momentos que tendrás que sacrificar para hacer que las cosas funcionen.

La toma de decisiones puede ser un proceso crítico al inicio, desde que socios tendrás hasta que plataforma es mejor para fondearse. Te surgen una y mil preguntas en la mente, y realmente sigues adelante bajo un puro sentimiento intuitivo, porque pocas veces tienes una certeza absoluta de lo que sucederá, y a medida que pasan los días te das cuenta de que en definitiva no es fácil lo que estás haciendo y no sabes cuánto más podrás aguantar.

Sin duda los objetivos de cada persona son distintos al emprender y eso es algo que quiero descubrir, quiero ser capaz de entender que mi motivación en hacer algo puede ser capaz de crear algo sin precedentes.

Al final de cuentas, el limite es el cielo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.