LA TRIVIALIDAD QUE SE ME OCURRIÓ HOY

Qué será hoy, intento de literatura, intento de pensamiento filosófico o alguna trivialidad que se me ocurrió algún día. De esos que no dice nada en mucho o de esos que dice mucho en poco. No sé, ya es de madrugada y ayer no dormí bien — es mi excusa por si escribo bien — .

LA CRÍTICA ÚTIL Y LA CRÍTICA INÚTIL

“Hay un grupo que dice que una canción tiene que ser fácil para la razón”. Es parte de una de las primeras canciones de Silvio Rodríguez, del cual su videoclip está debajo. Expresa una idea simple, la critica por parte de las personas que no gustan de su musica. Personalmente me gusta la crítica que Borges haría. Porque la canción es un tipo de literatura así como la poesía. Para Borges la literatura era una prueba para la inteligencia era tratar de hacer que el lector busque por sí mismo las respuestas. Pero hoy no hablaré de Borges y de sus palabras inventadas, para hacer difícil y emocionante la lectura de sus libros; tampoco hablaré de las canciones de Silvio, aunque muchas se prestan para largos artículos. Hoy hablaré de dos tipos de críticas que existen, así los catalogué hace poco. Perdonen si la idea ya es gastada, pero aún es nueva para mí — y como ya les dije, también suelo escribir trivialidades.

Siempre existen personas que critican el éxito o incluso la desventura de otros. Cuando pensaba por qué lo hacían venía a mi cabeza la siguiente frase de la Madre Tersa de Calcuta “Quien dedica su tiempo a mejorarse a sí mismo, no tiene tiempo para criticar a los demás”. De esta manera, evadí esta pregunta por mucho tiempo. Pensaba tal vez que los que criticaban solo lo hacían para fastidiar. Sin embargo, un día me puse a reflexionar sobre ello y terminé con una clasificación de dos tipos de críticas: una útil y otra inútil, — más simple no podía ser — . La primera, es aquella crítica que esta fundamentada o tiene un porqué de por medio; por ejemplo, es aquella que te da un profesor o incluso un amigo para que mejores en algo. Además, te dice en qué estás fallando y por qué está mal lo que estás haciendo. Por otro lado, existe la crítica inútil que solo describe alguna actitud o acción sin dar ningún fundamento de por medio. Estas críticas son lanzadas por aquellas personas que están insatisfechas con ellas mismas y sienten envidia hacia los demás. Una crítica que sin duda se debe ignorar, ya que no tiene utilidad alguna.

Es bueno notar que no toda crítica es mala y lo fundamental es saber diferenciar entre estos dos tipos de críticas, para aprender de ellas o ignorarlas, según sea el caso. De este modo es bueno saber, también, que se puede aprender de todo lo que existe y lo que pasa a nuestro alrededor: una crítica, una palabra, un error y hasta de una mirada. De todo ello se puede aprender mucho. Las críticas no desaniman alientan a mejorar y a continuar.

Seguiremos viéndonos o leyéndonos tal vez por aquí o en Falsaria. Tal vez en alguna librería o en la biblioteca de algún lugar. Ya volveré con más trivialidades que leer.

https://youtu.be/gIxnrNA9lgI

Like what you read? Give Andy Eulogio a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.