¿Que me enseña el cómic? sucio

Hoy no voy a reseñar nada, quiero hacer un análisis general sobre un tema que lleva bastante tiempo rondando en mi cabeza, ¿el cómic, te enseña algo? o es solo un pasatiempo como la música y los videojuegos, aquí, todo se complica puesto que, a lo mejor, para el que os escribe la música es un mero acompañante, un ruido de fondo, pero para otra persona puede llegar a se un apoyo en el que sujetar un mundo lleno de posibilidades, lo mismo te diría del videojuego, para mi, un videojuego puede ser desde un pasatiempo hasta una gran obra de arte, pero no hablaré de juegos, no yo. Yo hablo de cómics.

Y sintiendo mucho hacerlo, dejaré de lado todo el tema artístico y me centrare en las historias, en lo que hay detrás de ellas. Sobre el arte en el cómic se han escrito libros y se escribirán muchos mas porque es algo tan rico de belleza y de sensaciones que este humilde servidor no va a centrarse en ello, no hoy. Hoy quiero centrar este post en lo que yo he sacado del cómic, lo que he podido exprimir de algunas historietas y porque creo que deberían tener el reconocimiento del que gozan algunas de las mas grandes novelas, evidentemente sin desmerecer el genero literario del que soy un profundo admirador. Hablo desde mi experiencia se que todo cambia con el tiempo y mejora pero cuando yo estudiaba este era el panorama por el que me movía.

Recuerdo aquellas clases en el instituto donde me “obligaban” a leer historias que yo no quería leer, que no me parecían interesantes ¿yo que pensaba?, pues, que leer no era para mi, y no, ahí no estaba el problema, el problema era que lo que me daban para leer no tenia ningún sentido para mi, no aprendía nada de ellas, y no digo que “Tres sombreros de copa” no sea algo interesante pero, ¿que quieres que te diga? no recuerdo ni de que trata. ¿Porque nadie me preguntaba que quería?, esta pregunta es una pregunta que si eres adolescente te la habrás hecho un millón de veces sin obtener respuesta, nadie sabia que responderme solo me decían que era lo que había, pues no, no lo acepto, no quiero leer una adaptación para adolescentes de “El Quijote”, ¿Porque una adaptación? dame “El quijote de la mancha” el bueno, ya buscare yo la manera de entenderlo.

Con todo esto me refiero a que no había nada que me removiera, ¿era porque no me gustaba leer?, no lo creo, a día de hoy leo prácticamente todos los días, tanto novelas como lo que el tema viene a ocupar, cómics.

Se dice que el cómic es para niños, la mayor mentira jamas contada sobre este medio, un claro ejemplo es Watchmen (obra con una infinita lista de matices). Watchmen es al cómic lo que Hamlet a la literatura, una obra capaz de deconstruir un personaje hasta el mas mínimo poro de su piel y enseñarte sus miedos, y los tuyos, todos ven su reflejo en alguno de los personajes de Wachmen, desde un científico que quiere atraer la paz de la guerra fría con su cerebro pero que lo que le hace especial termina siendo un peligro para todo el que le rodea, hasta un hombre que usa su fama como superheroe para crear marketing puro y terminar siendo un fascista que cree que debe haber un gran caos para ayudar al bien común, Wachmen me enseño a entender muchísimas cosas y lo mejor es, que aun a día de hoy vuelvo a releerlo y sigo aprendiendo algo, eso con un texto en un libro, y escribiéndolo en un examen para luego olvidadlo, créeme, que no lo haces.

Si hablamos de historia, la historia bélica de España me parece realmente curiosa y no por lo que aprendí en clase sino por historias como “El arte de Volar” de Antonio Altarriba o “Los surcos del azar” de Paco Roca, dos historias donde ten enseñaban lo peor y lo mejor de cada bando y te ponían sobre la mesa lo que paso aquí mismo, en España, hace no tantos años con una mirada nostálgica e inconformista.

Hablando de “El arte de volar” esta historia os la reseñare porque me parece un trabajo tan nostálgico como duro, donde Antonio Altarriba nos muestra la vida de su padre al tiempo que nos relata su suicidio desde el 4º piso de la residencia de ancianos donde vivía y sinceramente es una de las historias mas duras que he leído y aun reflexiono sobre ella, esta historia se la das a un chico de 14 años y creo que podría trastocar hasta lo mas profundo de su sér.

Ahora que esta tan en boga el tema del islamismo os pondré de ejemplo: “Persepolis” de Marjane Satrapi una historia que diferencia muy bien el radicalismo musulmán del musulmán medio (el de la mayoría) y te refleja increíblemente bien la diferencia social en un país como Irán, y al ser adolescente te dará un punto de vista muy interesante de todas esas preguntas que te haces diariamente intentando definir el mundo que te rodea.

Como estos podría poner muchos mas, desde el genero superheroico, con Civil War enseñándote las dos caras de una moneda, libertad o protección, y dejando al libre albedrío tu propia elección, hasta cualquier gran historia de Batman que trate el por que de que un hombre rico, guapo y poderoso se vista de murciélago por la noche y busque a ladrones y maleantes. A lo mejor este tipo de obras no te enseñara sobre historia o sobre matemáticas pero te enseñaran a pensar por ti mismo a ponerte en un bando y a defender tus ideales a capa y espada. Y todo esto también se debería tratar en la educación ¿no?.

Hay muchos mas ejemplos de cómic que un niño debería leer en el colegio y que podría aportarle mucho mas que las novelas de las que se dispone normalmente, como Bone o Pies descalzos de Nakazawa o la historia de la patrulla X de “Dios ama, el hombre mata” que creo que da una visión sobre el racismo, la intolerancia, el miedo de la religión hacia lo diferente e incluso la manipulación de masas realmente distinta a como un niño esta acostumbrado a que le expliquen, en mis tiempos daban cuartillas con viñetas realmente de muy poca calidad sobre el reciclaje o el compañerismo etc, pero era muy impersonal al que no mirabas mas de tres segundos y no creo que sea la labor didáctica que ha de tener la literatura en los colegios, un libro debería enseñarte a través de sus historias a mejorar como personas, utilizar las vivencias de otro para resaltar tus pensamientos y otorgar personalidad a tus emociones.

Todo esto no significa que el cómic tenga un trasfondo única y exclusivamente filosófico ni mucho menos, tiene el trasfondo que tu le quieras dar, si quieres mirar mas allá comprenderás las obras de una manera distinta, pero no mejor. Y si tu manera de verlas es únicamente por entretenimiento es tan licito como lo anterior, pero si creo que ante todo el cómic debe tener su lugar en la educación, puede que hoy no al nivel de literatura, pero que de aquí a unos años coger un cómic en una tienda sea tan normal como coger un libro.

No quiero decir con todo esto que el cómic sea el medio para aprender mas puro o que sea el mejor, quiero decir que no hay que tenerle miedo, que puedes apoyarte en el y recoger todo lo que quiere mostrarte, ¿es cien por cien necesario? evidentemente no, y podrás pasar por aquí echar una ojeada y que no te guste, pero si consigues que te transmita algo de lo que yo he aprendido del cómic, eso sera una victoria. El cómic debería estar en las casas, en las escuelas, no se debería tener prejuicios, en Francia no se le tienen y gracias a ello a conseguido levantar una industria fuerte y de calidad, allí es donde van muchos españoles a trabajar, pues que sepáis que eso, tanto como los científicos o los maestros, eso, también es una fuga de cerebros.

Si eres joven y quieres adentrarte en este mundo que sepas que es fácil,que no te echen para atrás los precios, el cómic es “caro” pero puedes ir a bibliotecas, seguro que tendrán algo, o Internet, si no tienes dinero, descargalos, ya los compraras. Sobre todo no intentes saberlo todo desde el primer día, pregunta, ojea, descubre, deja que te aconsejen, lee reseñas (Spam) y sobre todo disfruta, que hay mucho donde disfrutar.

Con todo esto, al final, lo que quiero decir es que tienes un mundo de posibilidades en frente de tí y deberías aprovecharlo, yo me alegro muchísimo cuando alguien quiere comenzar a leer (lo de la manía de muchos de llamar posser a otros por no leer desde enero de 1648 lo tratare otro día) y si eres lector de cómics recuerda:

“Si un amigo te pregunta sobre civil war y te pide el cómic, lo sacas de la estantería, se lo enseñas y respondes -No-. Porque un cómic no se deja, que se termina perdiendo, no digas que no te avisé.”

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.