La primer imagen

Estaba limpiando mi computadora y me encontré con una foto que me puso a pensar y sobre todo me inspiró a escribir este primer texto, no soy bueno escribiendo, así que una disculpa anticipada.

Primero, sólo algo de contexto.

Soy Diseñador Gráfico, pero en algún momento paso por mi mente estudiar gastronomía ya que me llamaba mucho la atención así que la considero mi carera frustrada y se que hubiera sido una maravillosa opción ya que el cocinar de vez en cuando me gusta y no lo hago del todo mal, pero las artes y el diseño siempre corrieron por mis venas y hasta la fecha siempre han sido parte de mi.

Nunca pensé que la vida me regalaría una oportunidad única, mezclar mi carrera que tanto me apasiona con un mercado que siempre quise experimentar y es parte de mi carrera frustrada, que es la del sector restaurantero, hay quienes dicen que nada es casualidad que si haces lo que te apasiona todo se va acomodando a la perfección, pero antes de eso hay cosas que uno debe aprender para llegar a buen camino.

Un día mientras trabajaba tuve la oportunidad de acompañar a mi equipo de MKT a una sesión de fotos, ahí fue donde todo estalló. Al llegar al estudio de @Alex Vera, quedé enamorado a primera vista, un estudio completamente equipado con cocina completa, equipo de alta calidad y una bodega de utensilios de todo tipo, al trabajar y conocer ese nuevo universo quede obsesionado en querer hacer ese tipo de foto, pero como lo podía hacer solo había tomado dos materias de fotografía en la universidad y llevaba 4 años que no tocaba una réflex; le pregunte a Alex en ese momento que necesitaba para hacer lo que el hacia y me dijo, simple dos cosas, pasión por lo que haces y práctica mucha mucha práctica, algo que posterior mente me volverían a repetir muchos maestros fotógrafos con los que he convivido.

Imagen de una sesión con Alex Vera

Desde ese día trate de practicar y retomar la fotografía, con uno de mis aguinaldos compré la cámara mas accesible que encontré una T3 de canon y me aventuré a practicar y experimentar.

Las circunstancias no se si estaban en mi favor o en mi contra, la empresa donde trabajaba redujo el presupuesto y ya no quería pagar mas sesiones con Alex, eso me limitaba para poder aprender mientras lo veía trabajar y lo peor es que tenía que ingeniármelas para hacer montajes de las pocas fotos que teníamos, una cosa bastante precaria… jajajaja.

Un día pase por una situación en la que teníamos que sacar un producto para un nuevo LTO (Limited Time offer) del cual los ingredientes eran nuevos y como estábamos en recorte de presupuesto no podía hacer una sesión profesional, entre confiado y aventurado… la única opción válida que se me ocurrió fue tomarla yo…

¿Qué podría salir mal? Pensaba yo ingenuamente la verdad es la primer foto que hice y de las peores que tengo hasta el momento, lo sorprendente es que me la aceptaron para publicar el LTO… madre santa creo que la única razón fue la premura que teníamos y no había otra opción.

Mi primer foto de comida

Jajajajaja… suerte la mía que no me corrieron por esa foto.

Pero desde ese momento me propuse mejorar y alcanzar el nivel que tiene Alex en sus imágenes, he estudiado cada noche, cada que puedo tomo cursos y clases sobre todo Practico y Practico.

Empezar es difícil y más en fotografía de estudio trabajaba con lo que tenia y lo que conseguíamos, al principio solo con un pequeño difusor, después unas luces viejas de mucha temperatura cálida y así estuve un buen rato hasta que compre mi primer Flash SpeedLight .

Poco a poco me he podido ir comprando equipo, pero mi gran aliado siempre ha sido la luz natural y a esto es lo que voy.

Llevo 2 años desde aquella vez que tomé esa foto horrible, y aún el camino es largo para llegar al nivel al que quiero llegar, pero por primera vez estoy notando gran diferencia en mi imagen y más por que mi empresa ya confía ciegamente en que puedo entregarles ya un trabajo de mejor calidad nada comparado al que di con esa primer foto, he llegado con mucho esfuerzo a estos resultados.

Lo mejor de todo es que me encanta y el ir avanzando y aprendiendo cada día hace que le eche muchas más ganas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.