CAIGA QUIEN CAIGA COMO VEN EL CONFLICTO VENEZOLANO DESDE EL EXTERIOR por Ángel Monagas

Dedico mi columna de cierre de la semana, sobre dos publicaciones que me llamaron poderosamente la atención y que creo de mucha ayuda para iluminar a los sectores políticos, sobre los que recae la solución de este conflicto, incluyendo a la sociedad civil.

Desde el exterior dos verdaderos analistas y no vulgares “tiras piedras”, que desde la comodidad de su computador, critican, injurian, acusan, sin hablar de su pasado en el país, hablan de la situación en Venezuela.

Empecemos por el Diario The Economist, quien titula en primera plana “Venezuela en Caos. Lo que el Mundo debería hacer”.

“Hacer frente a la catástrofe”.

Uno de los diarios más importantes del planeta The Economist, le dedico primera plana al tema de Venezuela. Sobresale la palabra mágica CAOS. Quienes vivimos en Venezuela, sabemos que ella forma parte de nuestra realidad desde hace 18 años y que las sanciones deberían dirigirse a los funcionarios, no al país.

Algunas afirmaciones merecen comentarse: “VENEZUELA afirma tener más petróleo que Arabia Saudita, pero sus ciudadanos tienen hambre. Un asombroso 93% de ellos dicen que no pueden pagar los alimentos que necesitan, y tres cuartas partes han perdido peso en el último año. El régimen que causó esta tragedia prevenible, profesa gran amor por los pobres. Sin embargo, sus funcionarios han malversado miles de millones, convirtiendo a Venezuela en el país más corrupto de América Latina, así como en los más ineptos gobernantes…”

Esta mención del diario en cuestión, me hizo recordar un viejo artículo que escribí sobre el Drama de las Democracias, basado en los principios de Karl Popper. La democracia no ésta inmunizada contra los “malos gobernantes”. Solo se requiere ser popular, emocionar, para captar el voto que tiene un componente altamente “romántico” y no real.

EL PELIGRO DE LA ANC DE NICOLAS

Ojalá este artículo lo lean quienes con posturas radicales, desde la oposición, no entienden el peligro al que nos enfrentamos. Lo ideal sería que Maduro abandonara el poder. Ciertamente no veo la posibilidad fáctica de que eso ocurra, salvo que alguien tenga algún plan o información bien guardada. Por lo que observo, toda la Fuerza Armada lo apoya. Y cuando digo toda, incluyó el EJÉRCITO. Se ha hablado mucho de su descontento, de que no participaría. Hasta el presente, nada de eso se ha cumplido y solo ha sido una especulación. Todos sabemos, que los militares (seres humanos) están descontentos. Ahora que sean capaces de INSUBORDINARSE y levantar armas contra su Comandante en Jefe, es otra cosa.

EL PELIGRO

The Economist, señala como objetivo de esta fraudulenta Constituyente “perpetuar su impopular régimen socialista. Completará la destrucción de los poderes del parlamento, ahora controlados por la oposición, y destruirá la integridad de las elecciones presidenciales del próximo año, que si fuera libre y justo, seguramente perdería a Maduro…”

THE ECONOMIST EXPLICA LA SITUACION

“El descarado caudillo de Caracas

A finales de este año, el colapso económico de Venezuela desde 2012, será el más pronunciado en la historia moderna de América Latina. El ingreso por persona ahora está de vuelta donde estaba en los años cincuenta. La causa principal de esta calamidad es ideológica. Siguiendo el ejemplo de su difunto mentor, Hugo Chávez, el señor Maduro gasta generosamente dinero público, sobre todo con sus partidarios. Los débiles precios del petróleo y la inepta gestión significan que no puede pagar sus cuentas. Así que imprime dinero y culpa a los especuladores por la inflación resultante, que se espera que supere el 1.000% este año. El precio del mercado negro por dólares de los Estados Unidos, es ahora alrededor de 900 veces el tipo oficial. Los controles de precios y la expropiación de empresas privadas han llevado a escasez de alimentos y medicinas. Con los hospitales desnudos de suministros, la tasa de mortalidad materna aumentó un 66% el año pasado. Funcionarios flagrantemente aprovechados de su acceso a divisas y bienes básicos. Venezuela se ha convertido en una ruta privilegiada para el narcotráfico y está inundada de armas”. (SUBRAYADO NUESTRO)

LOS CHULOS DEL SOCIALISMO DE MADURO TAMBIEN RECIBIERON LO SUYO

“Algunos izquierdistas, como el británico Jeremy Corbyn, imaginan que la “revolución bolivariana” de Venezuela es un prometedor experimento de justicia social. Dile eso a las decenas de miles de venezolanos, que han huido a los países vecinos. A medida que la crisis empeora, su número aumentará. Eso hace que el gobierno venezolano sea una amenaza para la región, así como para su propio pueblo.”

LAS SALIDAS (OJO SECTORES RADICALES DE LA MUD)

“¿Qué se puede hacer? La mejor solución sería una transición negociada. (SUBRAYADO NUESTRO) El Sr. Maduro terminaría su mandato pero respetaría la constitución y el parlamento, liberaría a los presos políticos y garantizaría que las elecciones regionales vencidas y la contienda presidencial del próximo año, se celebren de manera justa. Sin embargo, el intento de negociación fracasó el año pasado, y no hay indicios de que el señor Maduro y sus compinches voluntariamente entreguen el poder”.

MAGISTRAL DIAGNOSTICO DEL SECTOR OPOSITOR ACTUAL

“Quienes quieren salvar a Venezuela tienen una influencia limitada, pero no están indefensos. La oposición, una alianza variada que lleva mucho tiempo en ambición personal y sin cohesión, necesita hacer mucho más para convertirse en un gobierno alternativo creíble. Eso incluye acordar un solo líder. Algunos en la oposición creen que todo lo que se necesita para desencadenar el colapso del régimen es acelerar las protestas. Eso parece fantástico. El señor Maduro todavía puede contar con el ejército, con el que co-gobierna. En la economía controlada de Venezuela dispone del dinero que hay, y conserva el respaldo de un cuarto de venezolanos, suficiente para poner a su gente en la calle. Y tiene el consejo de los funcionarios de seguridad de Cuba, que son expertos en la represión selectiva”.

TERMINA THE ECONOMIST CON UN CONSEJO:

“Apunta al régimen, no a sus víctimas. América Latina finalmente se ha despertado a la amenaza. Venezuela está mucho más aislada de lo que era, habiéndose suspendido del grupo Mercosur…”

Al leer esa frase pienso en los miles de venezolanos, que entre TRANCON y PARO, hemos erosionado aún más nuestras pobres finanzas de clase media. Hoy vivimos uno, que más que TRANCON es un negoción para un sector comercial, que tampoco es que se va a enriquecer pero si a recuperar un poco de todo lo que ha perdido. El problema no es ese. La clase media, la más afectada, estamos dispuestos a padecer cosas peores a las presentes: represión, escasez, persecuciones, etc. Solo creo lícito exigir soluciones factibles. Los sueños son muy bonitos pero llegó el momento de empezar a hacerlos tangibles. El primer objetivo debe ser impedir la instalación de la ANC. Después seguimos buscando el cambio mayor. Nadie es más radical que yo. Lo soy tanto que no quiero más socialismo para Venezuela. Ni el del PSUV ni el de AD, VOLUNTAD POPULAR, UN NUEVO TIEMPO, entre otros.

THE NEW YORK TIMES

En su primera plana de hoy, dedica una mención a Venezuela: “Cómo evitar la guerra civil en Venezuela”.

Señala el diario en un artículo de David Smilde “Desde el plebiscito, la oposición venezolana ha dado pasos hacia el establecimiento de un gobierno paralelo. Esto puede mantenerse como una iniciativa simbólica, pero si la oposición sigue avanzando en ese camino, pronto podría estar buscando el reconocimiento internacional y solicitar el financiamiento, y, menos implícitamente, estar afirmando el derecho a hacer un uso legítimo de la fuerza como gobierno paralelo. Posteriormente, perseguiría lo que cualquier gobierno quiere: armas para defender. Si tiene éxito, Venezuela podría caer en una guerra civil que fuera del conflicto actual como una pelea entre chicos de secundaria”.

Este periodista, construye la teoría de una Guerra Civil, basado en un reconocimiento y en un esfuerzo que visto desde Venezuela, luce improbable. No ha podido la Asamblea Nacional, montar 33 Magistrados. Los eligió y luego los escondió, aunque algunos han sido detenidos y uno desmintió su apoyo, no obstante ser elegido.

Sigue justificando: “Difícilmente puede culparse a la oposición por considerar el camino del gobierno paralelo. Casi cuatro meses de manifestaciones en las calles contra la dictadura de Maduro han provocado más de cien muertes…” Señala como frustrado el intento de la OEA, con la Carta Democrática, aunque algunas voces como JJ Rendon, le ven futuro a esta acción. Deja claro el articulista, lo que muchos analistas sabemos de los Gobiernos de Estados Unidos: “La respuesta del gobierno de Trump ha sido sugerir que ésta buscando otro nombre del programa existente de sanciones por parte de Estados Unidos y considerar ampliar las económicas. Sin embargo, esas sanciones unilaterales seguramente solo empeorarían la ya nefasta situación en Venezuela. Ampliar la lista de los funcionarios venezolanos sujetos a las sanciones de los Estados Unidos, terminaría ayudando al gobierno de Maduro a fortalecer el círculo interno. (SUBRAYADO NUESTRO) Las siete personas en la lista de sanciones de 2015, se han convertido en agentes indispensables de los niveles más altos del régimen, como sucedió con el vicepresidente Tareck El Aissami , que se incorporó a la lista en febrero. La única funcionaria de alto nivel que rompió con el gobierno de Maduro, la Fiscal General Luisa Ortega, ha visto que sus acciones son completamente neutralizadas por una Suprema Corte.”

Acertadamente también señala el caso del Ministro de la Defensa, quien como otros, ante los ataques recibidos solo le queda el camino de “radicalizar” su postura en Pro de la falsa revolución.

“Castigar a la industria petrolera venezolana. Impondría un sufrimiento significativo a los ciudadanos, muchos de los cuales ya padecen ahora una extrema necesidad, además de probar una crisis de refugiados. Estados Unidos y otros poderes imperialistas están involucrándose en una guerra económica contra Venezuela” y agrega que eso ha obligado a los vecinos a ser solidarios y otros intentan hacerla un estado satélite, lo cual a mi juicio, políticamente es válido.

Observen que el autor muestra un elemento, que cuando uno lo esgrime en Venezuela, recibe los peores calificativos: “Muy posiblemente las sanciones económicas de Estados Unidos apuntalan el chavismo en Venezuela, durante los siguientes 55 años, como lo hicieron con el castrismo en Cuba”. (SUBRAYADO NUESTRO).

SALIDAS

Sigue el articulista: “Entonces, ¿qué puede hacerse? La discusión de la Organización de los Estados Americanos ha ayudado a que se prestara atención a Venezuela, pero ya dio lo que puede dar. En este momento, cualquier propuesta por parte de la OEA será simplemente rechazada por el gobierno de Maduro. Lo que debe suceder es mucho más sencillo que una votación en la OEA…”

El artículo incluye un punto álgido en la agenda de discusión en Venezuela: ¿Qué hacer con los GOBERNANTES? A los efectos establece que “Las negociaciones ocurren fuera de Venezuela, quizá a través de enlaces diplomáticos. Deben incluir un plan de salida para los líderes chavistas y garantías de que el aún considerable apoyo al chavismo en Venezuela sería representado. (SUBRAYADO NUESTRO)

David Smilde es profesor de sociología en la Universidad de Tulane e investigador en la Oficina para Asuntos Latinoamericanos en Washington.

MI JUICIO

La rabia y el odio que tenemos, no puede impedirnos de vislumbrar una salida realizable urgentemente.

La ventaja de estos dos artículos traducidos para su lectura y discusión, es que los autores demostradamente no tienen ningún tipo de interés inmediato en Venezuela, no podemos decir que están prejuiciados. En mi caso particular, que he formulado críticas a ambos sectores, lógicamente en mayor proporción al Gobierno, porque evidentemente tiene alta responsabilidad, no falta quien lo señala a uno de mil cosas, sencillamente por tratar de ser equilibrados.

Los líderes de Venezuela no tienen la menor idea de la desesperación, de la rabia, de la desesperanza que nos asiste a los venezolanos. Muchos que no han salido mucho de la capital, creen que esa óptica es la de toda una nación y no es así y es lamentable que permanezca ese mal.

Quiera Dios, que quienes están reunidos en este momento, sean de verdad dirigentes y no dirigidos de intereses, de grupos de opinión, de fanáticos que nos conducen no a una GUERRA CIVIL sino a una GUERRA DE CIVILES, porque nosotros no tenemos armas, sino solo nuestro empeño de construir un mejor país.

Hoy podemos avanzar y seguir en este juego serio que es la política. Pido al Padre Celestial y a los Ángeles que guíen las acciones y la palabra. El anuncio de anulación de la Constituyente pudiera significar el principio para que nos entendamos los venezolanos: Los buenos de la oposición y los buenos del chavismo, que los hay, los buenos de todos los sectores.

Sígueme en Twitter, periscope e Instagram como @angelmonagas. Mi correo caigaquiencaiga@protonmail.com

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ángel Monagas’s story.