Señores Políticos El país sigue esperando decisiones por Ángel Monagas

Lo que yo observo es una población atrapada en el drama de ver como pierde su calidad de vida. No poder comprar. No poder salir. No conseguir lo que busca, sean medicinas, alimentos o repuestos y cuando los encuentra, no tiene como pagarlos.

El nuevo dolor de cabeza de los venezolanos es como enfrentar el costo de la lista escolar. Ya muchos se han retirado de la educación privada porque no tienen como asumir los costos. Ahora el problema es como “medio preparar” a los muchachos ante el costo de los útiles escolares, de los uniformes y de la pequeña merienda para los muchachos. Un cuaderno llega a costar la grosera suma de los 18 mil bolívares mínimo. Por algo muchos periódicos han abandonado la edición impresa. No me imagino cuanto puede llegar a costar un libro.

Nuevamente el tema en Venezuela, el que preocupa a muchos, es si esto ¿Mejorará? O ¿Empeorará? ¿Qué hacer? ¿Irse o seguir aguantando?

La mayoría siente que cambio de gobierno no habrá, en lo inmediato. A pesar de las reuniones que se siguen realizando, el pueblo perdió la esperanza de que esto cambie. Ir a votar será un acto más bien de descarte, que una decisión basada en la creencia, en la esperanza, en la fe. Sin embargo, la carencia de opciones nos obliga a buscar desesperadamente una posibilidad. Muchos (yo me incluyo) no podemos emigrar. Bien porque no tenemos ni como comprar el pasaje y llevarnos unos “verdes” para sobrevivir los primeros meses, mientras encontramos alguna manera de trabajar o sencillamente porque a nuestra edad, no nos atrae la expectativa de ser un ciudadano de segunda en otro país. Sin ninguna seguridad social. No acostumbrados al maltrato, etcétera.

¿Qué hacer entonces?

Mi consejo en esta circunstancia: Solo intentar estudiar este fenómeno. “Internalizarno” y analizarlo.

COMO PUEDE MEJORAR NUESTRA ECONOMIA

La falsa creencia de que la ideología anticomunista y de que el crecimiento de la economía y del mercado es suficiente para que nuestra sociedad alcance niveles adecuados de bienestar social, no es del todo cierta. Con esta idea errónea e imaginada sobre la “economía milagrosa”, muchos proponen poner el país por encima de nuestras ideologías y diferencias y poner el Estado al servicio de la familia y no de intereses privados. Reactivar y fortalecer la economía para generar empleo y valor agregado y construir una nueva sociedad basada en la honestidad, el respeto y la justicia.

Hablan de crear oportunidades, del sistema cambiario, y yo creo que tenemos demasiados años esperando la receta económica. Para mí, el problema de Venezuela no es económico sino político y su solución pasa por hacer cambios estructurales en el capitalismo de estado imperante, o sea, estado paternalista, en el que nos metieron los partidos durante los 40 años y este el que gobierna (PSUV), actualmente.

Como primer punto quiero establecer que la causa real de nuestros problemas sociales no está en la deficiente generación de riqueza como nos quiere hacer pensar la denominada derecha, sino que la causa real está en la desigual distribución de la riqueza y en la escandalosa acumulación de dinero en pocas familias.

Esta situación no la resuelve el crecimiento económico y el mercado, como piensan muchos, sino que pasa por decisiones políticas acertadas como serían la de establecer una política salarial responsable. Que asegure que una persona que trabaje ocho horas diarias pueda tener comida, vivienda, transporte, acceso a salud y educación, entre otras, y todo esto sin recurrir a deudas. ¿Estará el Presidente Maduro o el que venga, dispuesto a discutir la estructura salarial en el país? Estas son pequeñas cosas que no están en los discursos de los candidatos.

Un segundo punto es ¿qué hacer para que las familias dejen de fragmentarse por la migración forzada que expulsa a los venezolanos a buscar mejores condiciones de vida en otros países? Esto pasa por atender los problemas de inseguridad y de falta de empleo y parecería que se solucionarían con crear nuevos empleos pero no es así. El problema de raíz de la migración es la exclusión social que hace que las familias vivan en situaciones económicas precarias de generación en generación. La solución pasa por facilitar el acceso a la educación y la salud (de calidad) de manera gratuita para todos, que se alcancen al menos once años de escolaridad que habilite a los jóvenes con capacidades para trabajar, pasa por lograr que los bachilleres anuales logren el acceso al sistema de educación terciario y no, como ahora, que solo lo logran unos pocos, etc. Digo esto que pocos lo logran, porque la mayoría que se gradúa de equis carrera, termina emigrando o trabajando en Venezuela, de taxista, de “lunchero” y hasta de vigilantes, entre otros. Oficios nobles, solo que para eso no se prepararon. Yo mismo en mi juventud hice muchas cosas como mesonero, “lunchero” y hasta “barman”. ¿Cuántos de los que se graduaron de una profesión, la están ejerciendo? La cifra podría sorprenderlos. En este país para ser “rico” o eres “delincuente” o eres “político”. No hay de otra. Los empresarios se hacen delincuentes pasivos, cuando negocian apoyos para conservar la autonomía y permanencia de su actividad.

EL PROBLEMA ES POLITICO

Todo esto dirán que requiere de recursos y, que por lo tanto, el problema sería económico pero se equivocan. El problema sigue siendo político ya que requiere de decisiones que aumenten la recolección de dinero para que el Estado pueda destinar recursos para eliminar esta exclusión social.

¿Estarán nuestros dirigentes en capacidad de tomar decisiones políticas acertadas en materia de recaudación fiscal?

Mi impresión al escuchar a muchos, es que no, porque en esencia les falta “empatía humana”, es decir, entender la esencia de la vida desde la óptica del pobre. ¿Llegaron a tener que usar el autobús para llegar a sus casas o sitios de estudios o trabajos? ¿A caminar un mercado para encontrar el mejor precio? Por mencionar solo dos aspectos.

Han dejado de ser ciudadanos y no viven los problemas y la realidad que confrontamos todos los días. Salvo los “shows” que hacen algunos desde Supermercados o Mercados abiertos, simulando que hacen la compra de su casa.

Los dirigentes se equivocan cuando piensan que la administración pública se puede realizar desde los conceptos de la administración de empresas capitalistas o socialistas, o esas manera disfrazada de llamarla “social democracia” o “democracia social”.

¡Ya basta de discursos superficiales! El país necesita de propuestas de soluciones que requieren decisiones políticas, y no tanto de la economía milagrosa.

Sígueme en twitter, periscope e Instagram como @angelmonagas. Mi correo caigaquiencaiga@protonmail.com

Escúchame de lunes a viernes a las 6 am por periscope y youtube en directo con @GervisDMedina.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.