ESTOY PODRIDA!

Pensé mucho en escribir o no mi experiencia y ser 'una más' de las chicas que comparten sus historias sin consecuencia alguna, más que unos likes y nada trascendental. Pero al pasar los días se hizo imposible sacar de mi mente aquel momento y la impotencia de no hacer nada me hizo estar escribiendo en este momento con la esperanza de que algún día seamos muchas voces que no puedan hacer callar.

El sábado por la tarde fui de compras a una tienda ubicada en la zona mercado 4, hice lo que debía y salí a la calle a esperar una amiga que pasaría a buscarme. Mientras miraba por todos lados intentando encontrarle doy la media vuelta con el fin de tener una vista más panorámica… momento en el cual un hombre (por llamar de alguna forma a este enfermo de mierda) desconocido se me acerca y con todo descaro me aprieta asquerosamente la cola. Me quedé helada. Mire a mi alrededor y ni siquiera había aglomeración de gente como para que el tipo este hubiera pasado desapercibido. Lo hizo como si fuera algo tan natural y como si tuviera permiso de tocar el cuerpo de quien se le antoja. Volví mi mirada hacia el, que después de cometer semejante vulgaridad seguía su camino como si nada hubiera pasado… es más! Se tomó el descaro voltear a mirarme una vez más y yo sin emitir siquiera un sonido.

¿Qué se me cruzó por la mente?:

1. Seguirle y ‘mandarle a la puta’ como se dice -Wait… no... Claudia, estás sola y si te hace algo? Corres peligro de que te lastime y nadie haga nada-

2. Acaso mi ropa es provocativa? A ver, que tenía puesto? Una calza deportiva, y una remera que me llegaba a las caderas. Aaah… me acordé que mamá más de una vez me dijo 'ponete na una remera larga para que te cubra la cola’. Mamá tenía razón, capaz si le hacía caso no iba a provocar que ese tipo me haya hecho pasar por ese mal momento…

En eso llega la amiga a la que estaba esperando y me subo al auto. Me quedé un minuto sin mediar palabra mientras las dos amigas me miraban intrigadas por mi silencio. Empecé a llorar. De la frustración por no haberle dicho nada, de la impotencia que sentí al darme cuenta de que esos post de Facebook de chicas 'feminazis' quejándose de la falta de respeto de los hombres hacia las mujeres es cierto, y lo comprobe.

Escribí esto por la simple la razón de que estoy podrida de salir a la calle y no llegar a destino sin antes recibir un montón de 'piropos’ asquerosos. Estoy harta de no poder salir de mi casa en ropa de gimnasio y que eso parezca una 'incitacion' a que esos ‘piropos' suban de tono y cantidad y YO sentir que por el simple hecho de llevar puesto un short o una calza y sentirme cómoda para realizar mis actividades te estoy ‘provocando’ y te estoy 'invitando' a que me mires como si fuera una mercancia.

También escribo porque como dije antes, no me olvido de lo sucedido y me DA RABIA señor PELOTUDO y MALEDUCADO que ese día vos llegaste a tu casa y capaz ya olvidaste lo sucedido el sábado 14 de mayo del 2016 sobre Rodríguez de Francia casi Iribas a las 17:45 y mañana vas a volver a hacer lo mismo con otra chica porque “no es pues nada grave” y mientras yo la paso mal cada vez que me acuerdo de la sensación de tus manos asquerosas sobre MI cuerpo.

Ah! Mami no se si vas a llegar a leer esto pero quiero agradecerte por haberte preocupado por mi y haberme dicho 'ponete una blusa que te cubra la cola’ cuando usaba calza. Yo se que tenías las mejores intenciones… Pero creo que te voy a seguir desobeciendo de vez en cuando. Cuando este apurada y no encuentre una blusa más larga me voy a olvidar de que estoy cometiendo el pecado de incitar a que me miren y me piropeen y voy a agarrar la primer remera que encuentre, porque confío en que existen personas que saben que el RESPETO no debe depender de la ropa que uses, ni del género ni de nada.

Por una sociedad con hombres y mujeres civilizados… Amén!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.