El recuerdo

Se avecinan, ella lo puede sentir. Se eriza su cuerpo, mira a su alrededor y las luces de la calle flaquean y tiritan, se apresura pero las gélidas caricias de aquella tarde sólo disminuyen sus pasos. Ahí vienen, rápido y sin miedo las olas de recuerdos.

Tumultuosas imágenes del primer saludo, miradas cómplices, sonrisas tímidas, mensajes compartidos, una cerveza, la segunda, un fernet, un cigarro, un plan inesperado, el recorrido por la ciudad, la invitación, la habitación, los besos. Oleaje violento, la cita, las galletas, la ciudad. Las ráfagas desgarradoras, los colores, la playa, el beso, el atardecer, la contemplación, la noche, la emoción. La aparente calma del océano, la despedida, la esperanza, la magia.

Y entonces se van, sólo fue un momento, se despeja el cielo, ella sigue su andar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.