Breve Locura

Iracunda, olvido toda conveniencia, desconozco todo afecto y terca en lo que me propongo, sorda a los concejos de la razón, agitándome por cosas vanas, inhábil para distinguir lo justo y lo verdadero, imposible saber si este vicio es más detestable que deforme.

Like what you read? Give ANGIE ORNELLAS a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.