¿Eres como quieres que te recuerden?

Remedio contra la indecisión y la ansiedad

Estas agobiada. No te encuentras. Abrumada por la incertidumbre y esa nube de mosquitos que en realidad son decisiones que parece que tienes que tomar ya. No te sabes el camino. No lo reconoces. Ni si quiera sabes si detrás de ese muro de zarzas habrá un camino. ¿Qué decisión es mejor para ti? ¿Qué decisión es mejor para los tuyos? No te quieres. No te gustas. No sabes si te quieres. No sabes si te gustas.

Respira. Respira y pregúntate: ¿eres como quieres que te recuerden? Cuando mueras, los que te quieren, te recordarán. Al principio, lo harán con todo tipo de detalle. Con el tiempo, tu recuerdo se irá destilando. Lo que hiciste irá desapareciendo y dejará paso a lo que eras. Tu recuerdo se simplifica. Tus acciones se difuminan. Y lo que perdura son conceptos, valores, sentimientos. Estos son para siempre.

Mi abuelo son puzzles como sobornos, cuando no quería que le dijera a mi abuela que se había comprado otro libro. Y abrazos hasta que a ésta se le pasaba el enfado. Mi abuelo era puro amor. El resto de recuerdos están borrosos. Ese no.

Cuando sepas cómo quieres que te recuerden, pregúntate si estás actuando en consonancia. Si cada paso que das, cada decisión que tomas, te está acercando o alejando de ese recuerdo. ¿Vislumbras el camino?