Los ojos de mi papá

Tenía este post en borrador desde el 7 de septiembre.

Todo lo que pasó en Juchitán y en todo el istmo de Tehuantepec me recordaba al 13 de febrero de 2001, cuando se vino un segundo terremoto en El Salvador. Ese asustó a la ciudad que recuperaba del terremoto del 13 de enero, pero no la afectó tanto como la zona oriente del país.

Recuerdo haber visto por la tele los escombros de lo que habían sido pueblos enteros en San Vicente en mi país. Mi papá salió para allá. Volvió a casa y le vi los ojos que sólo le había visto cuando me dijo que mi abuelita había muerto en un accidente años atrás y yo no lo creía. Esos mismos ojos.

Desde que vi las primeras escenas Juchitán volví a ver los ojos de mi papá en mi cabeza. Ese recuerdo no me dejaba dormir.

Pasaron los días y se nos vino a nosotros. Siento un gran déjà vú. Dos terremotos cercanos. Uno que te afecta en lo inmediato y otro un poco más lejano pero que afecta a la gente con menos recursos. Y claro, el mismo estrés post-traumático de pensar: me salvé y soy una inútil.

En El Salvador los corruptos se llevaron la ayuda. Se la robaron. El presidente tomó un cheque con donativos de Taiwán que nunca llegó a los damnificados. Acá por puras redes más o menos ya vamos sabiendo qué se necesita en las zonas de rescate: bebidas energéticas, comida caliente, máscaras de carbono activo que cuesta encontrar en los inventarios, las famosas mototrozadoras y los rotomartillos de los que nunca habíamos oído los que pues no sabemos ni siquiera cómo se llaman las cosas de la caja de herramienta que hay en casa. Ya lo vamos sabiendo, ¿pero no habría antes alguien que lo debería de saber?

Se me revuelve el estómago y pienso en los ojos de mi papá. En lo que vi cuando salí un rato por la ciudad. Pienso en los robos de los donativos en mi país. Y mi estrés es enojo. Uno muy grande. Y eso es lo que últimamente no me está dejando dormir, muchísimo más que el miedo a otro temblor.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.