14 de Diciembre: El peleador invicto

Era una de esas noches en donde todo se ve iluminado, el sol se había puesto apenas hace media hora y todo transcurría como era de esperar, todo sucedía de forma rutinaria. Faltaban pocos minutos para las siete, me encontraba al lado de la puerta de un supermercado, cuando de repente se aparece un señor a quien instantáneamente le noté la cara de preocupación, miedo y rabia, llegó a pasos acelerados diciendo algo que no se le daba a entender por la prisa que llevaba, consigo venían otras personas detrás, supongo que se trataba de su familia y amigos… pocos segundos repitió lo mismo de hace unos instantes — eran malas noticias, se trataba de Azabache, la mascota de toda mi familia.

Azabache, un perro de color negro, lengua morada, ojos negros, y de tamaño considerable. Éste tuvo una historia bastante larga y quizás con muchas aventuras. Vivió sus primeros años de juventud amarrado del cuello con lazos y cadenas, comía las sobras de lo que quedaba de los almuerzos, desayunos y cenas, de vez en cuando tenia la fortuna de probar el sabor de la purina y la mayor parte del tiempo permanecía acostado en su casa de madera, aunque muchas veces tuvo que vivir bajo la luz del sol y soportar fuertes lluvias, tenía una vida miserable igual a la de un esclavo. Recuerdo cuando apenas era un cachorro, lo vi por primera vez y podría decir que era 60% pelo, 10% cuerpo y el otro 30% era de pulgas con garrapatas, todo eso fue antes de que le hicieran una buena limpieza, y le dieran un poco de comida. Estimo que fueron unos 2 o 3 años el tiempo en que Azabache permaneció con esa desdichada vida. Duró tanto tiempo así que hasta se ganó el apodo de Boyca, así como el personaje que interpreta el actor Británico Scott Adkins en la película de la gran pelea. En fin, tal como pasa en la película, Azabache logra escapar de la cárcel y de ahí en adelante podría decirse que vivió una vida plena y llena de libertad. Tuvo muchos romances con otras perras y de vez en cuando se metía en problemas, resultando al final en batallas muy fuertes que le fueron dando a su vez experiencia en peleas… Al final podría decirse que era un maestro de la pelea ya que en muchos enfrentamientos nunca se le vio perder, además, alcanzó a dejar un sin fin de hijos y tal vez pudo haber conocido a unos cuantos nietos.

Volviendo al principio, el pobre perro se encontraba merodeando por las oscuras calles hasta que una motocicleta a toda velocidad no le dio tiempo de reaccionar ante la venida de éste. La motocicleta quien seguramente iba conducida por un joven alcohólico atropelló al pobre animal dejándolo con heridas graves, su cuerpo estaba destrozado internamente: huesos partidos, órganos aplastados… El animal como pudo se arrastró solo con sus patas delanteras hasta la orilla de la carretera donde quedó inmóvil por el dolor que en ese momento estaba sintiendo, minutos después se aparece otro joven a darle los primeros auxilios quién se percata que la gravedad de sus heridas al notar que el animal no podía ni siquiera levantarse para caminar.

Todo esto sucedió hace 2 días. Hoy 14 de diciembre murió Azabache, después de estar sus últimos días recibiendo medicamentos y debido al dolor de sus heridas apenas podía tomar agua, ya que los alimentos no le apetecían.

— Esta es una historia que representa la vida de muchos animales en el mundo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.