Ángel Batista

El tipo parece un grasa, entro al trabajo, se me sienta al lado a decirme que lo que importa en la vida es “la pasión”, lo dice en un tono extraño, como si estuviese hablando en otro idioma. Lo miro de arriba a abajo tratando de entender que carajo me está diciendo. Sigo en mi mundo pero insiste, ya no lo estoy escuchando. Se muy bien que lo que importa en la vida depende de la persona y las circunstancias que está atravesando.

Pasaron 7 años hasta que entendí lo que me quiso decir, lo vi equivocarse tanto como acertar, lo vi creyendo mentiras, lo vi con ilusiones y con decepciones enormes, pero tengo la certeza de que nunca perdió la pasión por lo que hacía, y cuando tuvo que poner el mundo patas para arriba por estar apasionado con sus decisiones lo hizo.

Ahora entiendo, me toco el pecho y mi corazón me dice “mira como bombeo sangre, pelotuda”. Me río porque los órganos no hablan, estoy haciendo lo que me apasiona. Ojala todas las personas entiendan.

Like what you read? Give Ludmila a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.