Emanuel Bonaccorso: el musicalizador de la línea D

Emanuel Bonaccorso, la expresión del arte urbano

Quienes frecuentan la línea D del subte en la ciudad de Buenos Aires seguro conocen a Emanuel Bonaccorso. Un artista callejero que se caracteriza por su talento tocando el charango, y que también es conocido por su generosidad, humildad y buen trato con la gente que lo escucha, tanto en los subtes, como en los distintos bares de la Capital Federal a los que se lo invita.

Desde muy joven, Emanuel empezó a creer que lo suyo no era trabajar en fábricas ni en oficinas o quizás ganar diez mil pesos por mes, ni mucho menos tener un jefe que le diga qué hacer. Por ese motivo, viajó desde Concordia, Entre Ríos, hasta Buenos Aires y empezó hacer lo que más le gusta y apasiona desde niño: componer canciones en las que va contando historias suyas como también de los demás. A eso, él lo llama “musicalizar la poesía”.

Hacer sus propios temas no es algo difícil para él ya que es lo que quiso hacer toda su vida. “Primero está la pasión y después el trabajo que implica componer una canción”, asegura y agrega: “este trabajo puede llevarme tiempo y un poco de esfuerzo pero con ganas, siempre supe salir adelante”. Como resultado de este esfuerzo y pasión, Bonaccorso ya tiene su propio disco, Espiral.

Espiral, el disco de Emanuel Bonaccorso

A pesar de lo difícil que le resultó iniciar su carrera musical, para lo cual necesito del empujón que le dieron algunos amigos, hoy, cuatro años después, trabajar en la calle y en el subte no le asegura una vida lujosas, una casa o un departamento lindo, ni autos de alta gama pero le permite vivir en una pensión con pieza compartida, comer y comprarse cigarrillos.

Aunque parezca que la relación de la gente con el artista callejero es un poco distante ya que el pasajero siempre está pensando en otra cosa o simplemente no le interesa, Emanuel cuenta que en la Argentina hay gente muy solidaria y que no es un país como el que nos quieren hacer creer, sino todo lo contrario. Dice que la gente ayuda y siempre devuelve una sonrisa o aplauso. “No solo importa que compren el CD, si no tener una buena relación con la gente”, afirma.

Es que la vida del artista callejero no es solo ir y presentar una propuesta que pueda disfrutar la gente, sino que tiene que pagar lo que se llama “derecho de piso”. Lo logró y actualmente tiene una buena relación con sus colegas: “Con los otros músicos, siempre está todo bien. Entre nosotros, tenemos códigos. Se cumplen horarios, primera toca uno, después otro y así”.

Emanuel Bonaccorso en la línea D del subte de Buenos Aires

Galería de fotos

Integrantes:

  • Emiliano Introcaso
  • María Cigliutti
  • Lucila Stanic
  • Camila Pombo
  • Nicolás Antiporovich
  • Luz Espinosa