5 Abril

Miércoles

Vuelve a salir el sol después de una noche sin nubes, aparentemente — el fresco de la mañana la delata. Dicen que un anticiclón viene de camino y que las temperaturas van a subir al aproximarnos al fin de semana. Yo decido calentarme tras las cristaleras del salón con un café caliente en la mano y haciendo rompecabezas con el bebé después de haber dejado a la mayor en la guardería. Hizo un puchero cuando me despedí, pero su cuidador en seguida la distrajo con una pelota y al volverme de nuevo, ya sonreía devolviendo la pelota a un compañero — así de fácil. Después de comer, la temperatura se ha consolidado por encima de los 20 grados al sol, y vamos a tomar un café con unos amigos que también tienen bebé , Jorge y María — compartimos anécdotas, consejos y horarios para las semanas venideras, el buen tiempo nos unirá en los parques y cafés. La vuelta desde London Fields a la guardería se hace apresurada por el viento frío que corre entre las calles en sombra de Hackney Central, aunque hay inglesitas en chancletas y bebés descalzos en los brazos de sus madres, se vuelve a cumplir la teoría del rayo de sol en este país — sin embargo yo, no puedo hacer otra cosa que pensar en preparar una sopita calentita para cenar.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Un diario meteorológico’s story.