SOLES NEGROS

Cuidate de mi amor,
de mis silencios,
de mis soles negros
y mi corazón pálido
que guarda el circuito de la noche.
Tengo el poder de revelarte,
de liberarte y de perderte,
soy la ultima en tu camino,
sólo tengo en mis manos barro, rocío
y sangre de alas,
como pájaro desolado de lluvias
que se confunden con el viento,
y se pierden en la mirada
de tus ojos desiertos.

Si volviera a empezar
seguramente, te encontraría sin buscarte,
como en una aparición de ausencias eternas
que se pierden en esta transparencia vagabunda,
con tu rostro similar a todos los rostros olvidados,
espejo de un momento
que habita en las noches de mis venas
y finalmente se pierde
en la verdad de un nuevo día.

ANTONIA OBIOL Y C:©.2010
GRAFICA: KELSEY BECKETT