El viento en la carita

La ilusión más antigua sabida

quedó desvanecida en el tiempo.

Que fue "mejor día de mi vida"

sólo un suspiro y medio lamento.

Viniste a un mundo de una salida

en la sala blanca como el cielo

donde un tres vino de un dos un día

martes trece el miércoles primero.

Sufriste el dolor y la agonía,

renaciste de un renacimiento.

Le ganaste el pulso a la maldita

y en tu cuerpito dejó sus sellos,

en el alma nuestra unas heridas,

mas en el cielo nuestros anhelos.

Duerme, duerme, duerme, y dormías.

Le pusiste un final a tus sueños,

gritaste con toda tu energía

que el oscuro mundo ya era nuestro

y al sentir el viento en carita

lo iluminaste todo sonriendo.

Like what you read? Give Antonio Gil a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.