Serie Populismo, ¿frente a qué estamos?

Desde hace unos días la conversación en redes sociales y algunos medios de comunicación gira en torno a una supuesta serie de televisión llamada “Populismo en América Latina”. La conversación no se trata del contenido de la serie, sino de la serie en sí misma. Ricardo Raphael ha planteado una pregunta que ya circulaba desde hace días: ¿existe realmente la serie?

La primera vez que vi los camiones con la publicidad mi intuición me dijo que se trataba de una stunt publicitario. Jamás imaginé que existiera la serie, sino que la publicidad en los camiones era la campaña.

Este tipo de “publicidad 4.0” cada vez es más común. Esto es, intervenir “la realidad” con alguna cosa disruptiva para inmediatamente después vender otra cosa. Un caso reciente es la supuesta revelación de una llamada privada del actor Luis Gerardo Méndez en la que contrata un trío con su novio. Hubo gran indignación y una conversación sobre la tecnología, los medios y la ética pública en un caso como este. La historia sirvió como publicidad para la obra de teatro Privacidad que ha sido un éxito en taquilla. Otro caso que me viene a la mente es el de #LadyPrieta y la cerveza Victoria.

Lo anterior es “el nuevo normal” en la publicidad, pero ¿en la política? Aquí las cosas entran en un terreno mucho más complejo.


Información sobre la productora y la grabación

Durante el mes de agosto del año 2017, una empresa productora llamada La División envió correos electrónicos firmados por Ingrid de Keijser para invitar a especialistas a la filmación de la serie documental. Aquí la carta:

Carta adjunta en los correos electrónicos enviados

La carta tiene algunos datos importantes, el primero es que el plan sería transmitir la serie por plataformas digitales y posteriormente televisión abierta y de paga. Entre los nombres señalados como asesores del proyecto se encuentran Mariano García Martínez y Greco Sotelo. Sobre García Martínez en una búsqueda avanzada de Google se puede ver que se trata de un ingeniero consultor en planeación estratégica y organización y profesor de historia de México en la ENAH. De Sotelo se puede ver que es un escritor sonorense que en 2006 ganó el Concurso del Libro Sonorense 2006, género Crónica, con Viajes y retratos. Crónicas en la mudanza del fin de siglo. Además, en algún momento de su biografía profesional, se desempeñó como coordinador del área de investigación y guión de la serie de documentales culturales México Nuevo Siglo, que produce editorial Clío para Televisa. Tiene tres artículos publicados en la revista Letras Libres.

Ingrid de Keijser es asesora de CPI y consultora en Synergia en donde se realizan “estrategias y material de comunicación corporativa: notas de prensa, memorias, presentaciones, coordinación logística en ferias y foros”. En su perfil de LinkedIn no aparece su trabajo como Dir. Enlace Institucional Proyectos Especiales de La División. Se desempeñó como asesora legislativa en la bancada del PAN y trabajó en la Secretaría de Economía.

LinkedIn de Ingrid de Keijser

En ese momento, la compañía productora La División aparecía como una especie de pantalla o marca de la empresa Piña Digital S. De RL de CV (empresa registrada en el directorio de proveedores de la cdmx) ubicada en la calle de Goethe 39 en la colonia Anzures. En esa misma dirección se encuentra registrada otra oficina productora, El Taller TV, en cuya página se pueden observar trabajos para grandes empresas en el campo de la publicidad (http://eltaller.tv/). En el domicilio existen otras oficinas dedicadas al cine y producción, sin embargo Piña Digital no cuenta con una página de internet o algún sitio dónde verificar su trabajo.

Los invitados a grabar cedieron sus derechos no a La División sino a la Piña Digital. El formato de cesión fue enviado algunos meses después, la autorización corría a cargo del “Dr. Fernando Calderón” del que no se encontró ningún dato.

En enero de 2018 la casa productora La División habilitó una página cuyo dominio fue adquirido por Javier García Mata. En la página de La División no se hablaba del documental sino que se exhibían algunos trailers de trabajos de los socios (la mayoría freelance).

El día de hoy la página fue removida de la red y han modificado el logotipo de la productora que pasó de ser rojo a azul y se lee la leyenda “Próximamente”. En la forma de contacto que aparecía previamente ya deja de ser domicilio Goethe 39 y en su lugar aparece el de Calle 8 de Mayo 9, Manuel Avila Camacho, Naucalpan de Juárez. En ese domicilio se encuentra una casa. Allí mismo está registrada otra empresa con un giro completamente distinto denominada Bullet International SA de CV y que ha obtenido distintos contratos en la administración pública federal y en los estados por casi 50 millones de pesos.

Página de La División hasta hace unos días
Página de La División Hoy

La campaña de publicidad

Los autobuses generaron mucho impacto. El anuncio era lo suficientemente ambiguo y lo suficientemente concreto para llamar la atención. La palabra populismo ligada a AMLO y a Chávez es un combo ganador. En la publicidad no se especificaba, sin embargo, el medio de transmisión, la fecha o el horario en que la serie saldría al aire. La Semovi no autorizó esa publicidad, por lo que fueron sancionados por el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) ya que no cuentan con las autorizaciones necesarias. No cuentan registros en los órganos de propiedad intelectual sobre la serie.

Días después circuló que la serie sería transmitida por el canal NatGeo, incluso circuló en las redes un cartel con el logotipo de la empresa. NatGeo se deslindó de esta información y confirmó que no transmitiría esta serie

La culpa de la no transmisión de la serie es atribuida a Andrés Manuel López Obrador. Supuestamente, los comentarios del tabasqueño en el sentido de que la serie era parte de lo que él llama “guerra sucia” habrían inhibido a una fila de posibles canales para transmitir la serie. Recordemos que en la carta de invitación se plantea a las plataformas digitales como el primer outlet de la misma.

El productor de la serie lanzó un comunicado acusando directamente al candidato presidencial de censura (cualquiera que se tome en serio la palabra censura en México entendería que no estamos frente a ella):

En el noticiario de Ciro Gómez Leyva, se presentó un adelanto del capítulo de la serie dedicado a Andrés Manuel López Obrador.

Es Grupo Imagen quien ha defendido con mucha más claridad la serie y su existencia. Esta mañana en una de sus filiales, RMX, se transmitió una entrevista con Sebatián Llapur, quien hace la voz en off de la serie completa (como dato curioso, es voz de Darth Vader en español) en donde da pocos detalles de la misma pero insiste en su existencia, veracidad y rigor. Además en Twitter, Pascal Beltrán del Río, de Excelsior ha insistido con el tema.

Durante la noche del 29 de abril se envió a través de WhatsApp, y de forma masiva, un mensaje en el que había enlaces que te mostraban la serie que “AMLO no quiere que veas”. Sin embargo, esa serie data de hace una década, está escrita y conducida por Álvaro Vargas Llosa (quien ha hecho su carrera sobre el tema, su bestseller El regreso del idiota va sobre ese derrotero) y transmitida nada menos que por NatGeo. ¿Casualidad? No lo creo, quien compartía la cadena o no sabe lo que contiene cada video o deliberadamente está engañando a su interlocutor.

Ejemplo de mensaje en WhatsApp

Esa misma noche, un hecho llamó la atención. El mensaje del priista Javier Lozano quien deliberadamente mintió al hacer pasar la serie de Vargas Llosa como la de La División y afirmando que se estaba transmitiendo por NatGeo (a esa misma hora se pasaba un programa sobre Trump). A la misma hora Eduardo Ruiz Healy y otros personajes tuitearon al respecto de la serie haciendo pasar la de hace una década por la que nadie ha visto.


¿Qué clase de fenómeno es este? Lo más probable es que nos encontremos frente a un caso combinado de fake news, noticias fabricadas, mercadotecnia política y una dosis de realidad. Si recuerdan los reportajes de Cambridge Analytica, algunos de los implicados eran inducidos a hacer actos “reales” que se trataban de montajes. En las campañas en Colombia y Brasil se han observado fenómenos similares. En el caso de Populismo, es evidente que la serie documental existe en algún lado, hubo filmaciones ocurridas en un estudio al sur de la Ciudad de México o en las oficinas de los entrevistados, hay entrevistados que corroboran la existencia de dicha serie, pero ¿no será solamente una campaña de mercadotecnia política? Es decir, que el fin sea esta campaña y no la transmisión de la serie.

Hasta ahora el candidato de Morena ha ofrecido su cuenta de Facebook (con 3 millones de seguidores) para exhibir la serie, siempre y cuando se revele quiénes y por qué la financiaron. Horacio Duarte, representante de Morena en el INE, pidió que la Unidad Técnica de Fiscalización investigue el origen y financiamiento de la propaganda -así califica a la serie- denunciada y, de acreditarse que beneficia a uno o varios partidos políticos, se sume a sus gastos de campaña.

Lanzo algunas otras preguntas:

Si es sobre América Latina ¿Por qué no han intentado transmitirla en algún otro país?

En un contexto electoral ¿Por qué anunciar algo que no tiene, aún, plataforma de distribución?

¿Qué hacer frente a estrategias de mercadotecnia que rebasan los límites de la ficción y la realidad? ¿Cómo combatirlas?

¿Qué responsabilidad tienen los medios que han saturado su información con todo lo referente a esta serie?

Ojalá podamos ver la serie pronto (si hay tal) y discutir, ahora sí, su contenido.