Instalación de Debian 8 en un portátil HP EliteBook 8440p

En los huesos

En los huesos

Me pregunto: ¿tiene sentido escribir una entrada en el blog sobre la instalación de un sistema operativo cuando seguramente existan cientos de páginas donde se pueda explicar mucho mejor? Pues por lo mismo que uno saca una foto al atardecer o canta una canción: sabes que alguien, con mucho más talento que tú, habrá conseguido la instantánea perfecta, aquella que todos querremos como fondo de escritorio. Alguien con un arte infinitamente superior al tuyo habrá conseguido emocionarte con su melodía. Pero ninguna de esas dos personas estarán nunca completamente en tu lugar, así que no queda otra que aportar tu pequeña visión del asunto, tu matiz personal desde un rincón minúsculo del mundo.

Elección de la distribución

GNU/Linux es mi sistema operativo favorito. Gracias a él me he desarrollado profesionalmente y lo apoyo como herramienta fundamental para conseguir que la tecnología llegue a todo el mundo (¿democratización tecnológica?). En todos estos años siempre ha estado un paso por detrás si hablamos de usabilidad. Esto es muy importante para frenar las barreras que puedan poner los usuarios si tienen que mudarse desde otro sistema operativo. Hace relativamente poco tiempo Ubuntu está destacando por ser la distribución de Linux más popular entre los usuarios finales, debido a su facilidad de instalación y sus funcionalidades de escritorio amigables. Pero lo que no me gusta de Ubuntu es su endiablado ritmo de actualizaciones. <ironía>Siendo una persona puritana y conservadora como yo, mis preferencias tienen que ir lógicamente por un sistema operativo que me dé estabilidad y sea escrupuloso con las licencias de software que utilice. Es por esto por lo que mi elección es Debian.</ironía>

Posibles incompatibilidades con nuestro equipo

Lo primero a tener en cuenta antes de instalar nuestro GNU/Linux es revisar si existe algún tipo de incompatibilidad o problema no resuelto con el ordenador en el que queramos instalarlo. En mi caso, el ordenador es un HP EliteBook 8840p. Lo que nos encontramos con este portátil es que los drivers necesarios para que funcione la wifi no están incluidos en los paquetes por defecto de Debian, ya que incumple su estricta política de licencias.

Elección del tipo de instalación

La siguiente elección a tomar es qué tipo de instalación queremos hacer. Podemos descargar las imágenes de Debian y crear nuestros CDs o DVDs de instalación. Me he decantado por la opción de Instalación de Debian desde red porque la imagen a instalar es pequeña y el grueso de los paquetes se descargarán desde Internet. Esto nos evitará el posible problema de no encontrar el paquete de software en el CD/DVD que hemos descargado.

En https://www.debian.org/CD/netinst/ tenéis a vuestra disposición las últimas versiones de las imágenes ISO necesarias. Para nuestro EliteBook 8840p he elegido la versión amd64 a descargar desde la web (sección derecha).

Pero además, en estos tiempos que corren, el uso de los CDs/DVDs como dispositivos de almacenamiento masivo está cayendo en desuso por el auge de memorias flash, cada vez más baratas y con mayor capacidad, así que también me decido por arrancar desde la imagen de Debian NetInstall instalada en una memoria USB.

Vale, pero si hemos dicho anteriormente que Debian no va a introducir de forma nativa el driver que necesitamos para que funcione la Wifi, ¿cómo hacemos entonces para poder hacer la instalación desde Internet sin tener el interfaz WLAN levantado? Pues tenemos dos opciones:

  1. Conectar el portátil al router vía cable ethernet.
  2. Añadir los drivers del interfaz WLAN durante el proceso de creación del disco de arranque USB.

Como tiendo a las soluciones sencillas y, viendo que no me supone ningún inconveniente conectarme vía ethernet a mi router de casa, pues elijo la opción 1.

No obstante, podéis descargar el driver (extensión “ucode”) para luego, o bien meterlo en otro USB o añadirlo como se indicará más adelante al USB de la instalación. Buscad la sección “Firmware” de este enlace , y elegid la última versión del driver iwlwifi-6000-ucode. Descargadla y descomprimirla. En mi caso es la versión siguiente:

Selección adecuada del driver para wifi

Creación de un USB para la instalación basada en Internet

Desde sistema operativo GNU/Linux o Unix en general, sabiendo el path donde tiene almacenada la imagen ISO, puedes seguir estos tres pasos como indican en el blog DesdeLinux:

Una vez tenemos la ISO descargada lo primero que hacemos es entrar a la carpeta donde tenemos la ISO con la terminal:
cd "carpeta donde tenemos la iso"
o bien (en el caso de que esa forma nos dé error)
cd /"carpeta donde tenemos la iso"
Una vez allí vemos el listado de archivos para verificar que no nos hemos confundido de carpeta:
ls
Ahora hacemos:
dd if=nombredelaiso.iso of=/dev/sdb
of=/dev/sdb es la ruta del dispositivo USB normalmente así que antes de cambiarla recomiendo probar así, en el caso de que no funcionara ya la cambiamos.

Ojito porque esto nos machacará toda la información que haya el en disco “sdb”, así que atinad cuando lo ejecutéis. Si hay algo importante en el USB, haced una copia ya que se machacarán todos los datos.

aorviz@aorviz-debian:~/Descargas$ sudo dd if=debian-8.2.0-amd64-netinst-v1.iso of=/dev/sdb 502132+0 registros leídos 502132+0 registros escritos 257091584 bytes (257 MB) copiados, 87,8427 s, 2,9 MB/s aorviz@aorviz-debian:~/Descargas$

Pero estos pasos que tenéis aquí son para la creación de un lápiz de memoria USB que contenga el instalador de Debian. ¿Cómo puedo hacer si tengo Windows? En este enlace de ingenieroinformatico.org encontraréis la solución.

Arranque desde el USB

Llega el momento de comenzar la instalación, pero ojo, debemos tener claro dónde vamos a instalar nuestro Debian. ¿Tenemos un disco entero para él? ¿Vamos a compartir un disco con Windows u otro SO? En mi caso, me han reservado una partición de 27G bytes para instalar mi Linux, mientras que el resto del disco está con Windows 7.

Device Boot Start End Sectors Size Id Type
/dev/sda1 * 2048 104865791 104863744 50G 7 HPFS/NTFS/exFAT
/dev/sda2 104865792 419440639 314574848 150G 7 HPFS/NTFS/exFAT
/dev/sda3 419442686 488396799 68954114 32,9G 5 Extended
/dev/sda5 419442688 485498879 66056192 31,5G 83 Linux
/dev/sda6 485500928 488396799 2895872 1,4G 82 Linux swap / Solaris

Si tenéis un sistema operativo instalado y necesitáis liberar espacio, os recomiendo GParted, una utilidad que os ayudará a redimensionar las particiones de vuestro disco duro. Lamentablemente el proceso es doloroso, ya que nuestro Windows se resentirá y será necesario reconstruir el sector de arranque. Leed bien las preguntas frecuentes antes de aventuraros a ir más allá, ya que os podéis quedar en un estado en el que no os arranque Windows.

Siguiendo adelante, con espacio suficiente en nuestro disco duro para instalar Debian, reiniciamos el portátil con la memoria USB conectada y pulsamos la tecla ESC para que nos lleve a las opciones. Luego pulsaremos F9 para que nuestro portátil busque primero en los puertos USB si hay algún dispositivo desde el que pueda arrancar. No os voy a pegar los pantallazos para seguir la instalación paso a paso, ya que está muy bien explicado aquí.

Añadir sección “non-free”

Una vez que ya tengamos nuestro Debian funcionando, nos faltará añadir la sección “non free” para tener opción de instalar los drivers que nos falten. Tenemos que editar nuestro repositorio de paquetes, modificando el archivo /etc/apt/sources.list. Ojo con los permisos de edición, que tendremos que realizar la operación con el superusuario o tener nuestro usuario habitual con permiso de “sudoer”.

# Debian 8 "Jessie"
deb http://http.debian.net/debian/ jessie main contrib non-free

Actualizamos la lista de paquetes e instalamos el paquete que contiene el driver, todo desde la misma línea de instrucciones:

# apt-get update && apt-get install firmware-iwlwifi

Conclusiones

GNU/Linux es un sistema operativo fantástico al que deberíamos prestar atención por las posibilidades de libertad y aprendizaje que ofrece. Como habéis visto, no es todo coser y cantar a la hora de hacer una instalación estándar. La curva de aprendizaje es dura, pero las satisfacciones son muchas cuando te das cuenta de toda la potencia que se esconde detrás del pingüino.

En mi opinión, es el sistema operativo que se debería promocionar en las administraciones públicas, buscando estándares abiertos que permitan la interoperabilidad entre sistemas y facilitando la llegada a la tecnología para todo el mundo. Como ejemplo a seguir tenemos el de el Reino Unido, que ha fijado el formato de archivo “OpenDocument” como el mejor para ser usado en el intercambio de documentación entre las diferentes administraciones.

Las herramientas de ofimática que os encontraréis son muy avanzadas y cubren las necesidades de la mayoría de los usuarios.

Pero no se trata de imponerlo en todos los casos: existirán herramientas software específicas que solo se podrán ejecutar en otros sistemas operativos.

La austeridad de GNU/Linux le lleva a veces a presentarse con aspecto algo tosco, si lo comparamos con Mac OS o Windows. Es un punto muy importante a mejorar para que los que llegan al mundo GNU/Linux no se lleven una impresión equivocada.

Es un buen sistema operativo para ser aplicado en los centros educativos, tanto para alumnos como para profesores, pero creo que quizá les pediremos demasiado a los responsables TIC de los centros si tienen que montar sus redes en GNU/Linux. El esfuerzo inicial para configurar esas redes seguramente será una barrera tan alta que se crearían animadversiones de por vida.

He seguido con interés la iniciativa de la Junta de Extremadura y su apuesta por el software libre, pero el cambio de estrategia, dejando únicamente su evolución en manos de la comunidad y transfiriendo su mantenimiento al Centro Nacional de Referencia de Aplicación de las Tecnologías de Información y la Comunicación (CENATIC) han acabado por hundirlo en el olvido. Desde 2013, última versión publicada de Linex, no hay ninguna novedad y en la página del CENATIC, no hay más referencias que su traspaso.


Originally published at orviz.net.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Agustín Orviz’s story.