La fobia a las serpientes y la PSU

Por Mario Abbagliati

¿Cómo puede una mujer superar una fobia a las serpientes que la atormenta durante años y cuál es su conexión con la PSU? A simple vista parecen dos temas sin relación alguna.

El video muestra cómo una mujer es guiada a través de un proceso terapéutico a vencer su aversión a los reptiles. Lo primero que vemos es a la paciente mantenerse en el marco de la puerta y observar a distancia al animal. El primer objetivo es explícito, requiere esfuerzo y está próximo en el tiempo. Esa dinámica se va a mantener a lo largo de las distintas sesiones, una tarea difícil se divide en tareas más sencillas para que la persona pueda generar expectativas de éxito y sentir que su actuar es capaz de producir el cambio. La terapeuta le muestra constantemente que tocar y jugar con una serpiente no es una amenaza, le sirve de modelo para que a través de la observación pueda, poco a poco, ir superando su miedo. Vemos como primero solo tiene que sentarse en una silla próxima, después tocar a la serpiente con un guante, más tarde sin éste, cada paso que logra dar le permite ganar en confianza para enfrentar el siguiente reto. Durante todo este proceso la terapeuta le refuerza verbalmente que es capaz de hacerlo, la calma y le recuerda que es posible. Finalmente, después de cinco sesiones de una hora, la paciente logra superar completamente su fobia y tiene la experiencia directa de tomar en sus manos a la serpiente.

La situación recién descrita muestra con claridad el poder que tienen las creencias en el desempeño de las personas, ese es el gran hallazgo de Albert Bandura, el psicólogo canadiense de la universidad de Stanford. La mujer no tenía un problema de habilidades, no carecía de competencias para enfrentar la tarea, el obstáculo era la percepción negativa que tenía sobre sus propias capacidades. A esta creencia Bandura la denomina autoeficacia, la “opinión que cada persona tiene de su propia capacidad para desarrollar una acción y conseguir el resultado esperado[1],” el poder de creer que se puede[2].

Albert Bandura

¿Qué relación guarda todo esto con la PSU? La autoeficacia es uno de los conceptos más estudiados en el ámbito del desempeño académico[3], su impacto en el aprendizaje es enorme. El ranking de John Hattie[4] muestra que tiene un tamaño del efecto muy alto. La autoeficacia determinará el optimismo o pesimismo con que se enfrente un desafío, el nivel de esfuerzo y energía, el tipo de emociones que se experimenten, qué decisiones se tomen [5].

La principal fuente de autoeficacia es la experiencia directa, haber vivido en primera persona que algo se puede hacer (ya lo hice, sé que puedo hacerlo). La observación o experiencia vicaria es también un poderoso vehículo para producir el cambio (si él puede, yo también). La persuasión verbal, recordarle a alguien que es capaz de enfrentar una tarea con éxito es otro factor que influye (sé que puedes). Por último, el estado emocional de la persona puede aumentar la autoeficacia, como en el caso de sentirse tranquilo, o disminuirla si se está ansioso o nervioso.

Acción

Para aumentar la autoeficacia hay que perseguir objetivos de aprendizaje, aquellos cuyo fin es la adquisición de habilidades y conocimientos, que sean claros, requieran esfuerzo y estén próximos en el tiempo, con retroalimentación o feedback tarea-específico, y que activen las expectativas de éxito, que la persona sienta que está a su alcance lograr la meta. Por ejemplo, estudiar inglés para sacar una buena nota que ayude al promedio es un objetivo de desempeño, esforzarse para memorizar diez phrasal verbs, porque se quiere aprender inglés para poder leerlo en la red, es un objetivo de aprendizaje. El segundo aumenta la autoeficacia, el primero la disminuye. Está muy estudiada la relación entre autoeficacia y logro académico, una autoeficacia alta aumenta la posibilidades de éxito en la PSU.

[1] Bandura, A. (1977). Self-efficacy: Toward a unifying theory of behavioral change. Psychological Review, 84(2).

[2] Maddux, James (2009) Self-Efficacy: The Power of Believing You Can. The Oxford Handbook of Positive Psychology (2nd ed.).

[3] Schunk, Dale H.; DiBenedetto, Maria K. (2016). Self-Efficacy Theory in Education. Handbook of Motivation at School (2nd ed.).

[4] Hattie, John (2018). https://visible-learning.org/hattie-ranking-influences-effect-sizes-learning-achievement/

[5] Bandura, Albert (2014). The Role of Self-Efficacy in Goal-Based Motivation. New Developments in Goal Setting and Task Performance.