“Nuestra realidad es muy particular”

Reflexionando sobre cuáles son las reacciones cuando alguien se enfrenta por primera vez con Scrum o Ágiles en general, recordé cuál es la típica reacción, que consiste en dudar si esta nueva propuesta pueda aplicar a la realidad del proyecto u organización en particular.

Primer contacto con Scrum

No es que no haya personas que reciben Scrum de brazos abiertos y lo ven hasta como una revelación, pero me gustaría ir sobre los casos donde la persona empieza a pensar inmediatamente en los impedimentos.

Se escuchan frases variadas, pero me quedo con una que resume todo:

“Nuestra realidad es muy particular”

Esta frase, que escuché muchas veces, me resulta reveladora de dos aspectos:

  • Uno positivo: hay una suerte de introspección, el contacto con Scrum ya lo está haciendo pensar.
  • Uno negativo: hay una resistencia al cambio.

Son en realidad dos caras de la misma moneda, la resistencia al cambio es el síntoma negativo del conocimiento que la persona tiene de su realidad. El problema es que cuanto más piensa en su realidad, más se convence de que nunca va a lograr aplicar Scrum.


Facilitar la introspección

Siguiendo con la reflexión, creo que hay que intentar profundizar en el aspecto positivo que mencioné: la introspección. Entender por qué “Nuestra realidad es muy particular”. Tratar, mediante preguntas, que la persona vea que su realidad es muy parecida a otras en los aspectos fundamentales de las organizaciones:

  • Compartimientos estancos.
  • Tendencia a Waterfall o directamente Waterfall institucionalizado.
  • Complejidades del equipo (personalidades, roles que no encajan con Scrum, etc.).
  • Productos con problemas heredados (arquitecturas o tecnologías obsoletas, alta cantidad de defectos).

Ayudan mucho en el diálogo los ejemplos de situaciones similares que uno vivenció en otras organizaciones. Personas que están hace 10 años en su organización, no saben que sus vecinos tienen problemas similares.

En definitiva, para poder crear un lazo fuerte con quien nos escucha por primera vez hablar de Scrum o de Ágiles, tenemos que empatizar, hacer el esfuerzo por entender su problema, y contarle cómo lo entendemos, ya que hemos visto situaciones parecidas en otros lados. Recién después podemos mostrarle que su realidad puede cambiarse positivamente.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.