Por Silvia Prieto

Facebook, Twitter o YouTube aúnan fuerzas en la lucha contra la propaganda terrorista presente en las RRSS.

Las RRSS en lucha contra la propaganda terrorista.

Posiblemente el EI sea la amenaza global común si hablamos en la actualidad de terrorismo. Sin embargo, y por desgracia, no se trata de la única organización terrorista presente en la red. El uso que estas organizaciones hacen de Internet para su difusión ha conseguido que las RRSS más importantes a nivel mundial se hayan unido en la lucha contra la propaganda terrorista.

El altavoz tan importante y sencillo en que se han convertido las RRSS propician que su uso, en ocasiones, se distorsione y de cobertura a usuarios cuyo único interés sea el de propagar su mensaje. Es el caso del EI, uno de los grupos terroristas más activo en la actualidad tanto dentro como fuera de la red.

Para contrarrestar la eficacia del mensaje que propagan, Facebook, Microsoft, Twitter y YouTube unen sus fuerzas para un mayor- y mejor- control de los contenidos que se mueven en sus respectivas plataformas. Se trata de intercambiar las huellas digitales de las imágenes o vídeos terroristas de contenido extremo o atroz que han sido ya eliminados de sus servidores.

Pese a todo, las estrategias de comunicación de las organizaciones terroristas tienen sus trucos y, sin dejar de usar las citadas redes, alternan el uso de otras que les permiten la encriptación y borrado de sus mensajes, vídeos o imágenes sin que quede rastro alguno de ellos.

Mediante un comunicado, Facebook, Microsoft, Twitter y YouTube han dejado claro que “no hay lugar para el contenido que promueva el terrorismo en nuestros servidores”. Los resultados se están haciendo notar poco a poco ya que no se trata de una tarea sencilla.

anunciarse

Las cuatro empresas han creado una base de datos común de “hashes (rastros digitales identificables) con los contenidos calificados como violentos, extremos ya sea en soporte de vídeo o imagen. Compartir esta información permite tener permanentemente identificado el material calificado como potencialmente terrorista y así poder frenar con mayor rapidez y eficacia su difusión en la red.

A la iniciativa lanzada por las cuatro empresas citadas, se han sumado otras que pasarán a formar parte de la base de datos común de “hashes” tras un período de colaboración en modo de prueba. Antes, tendrán que revisar y redefinir sus políticas de actuación y limpiar sus servidores de cualquier tipo de contenido relacionado con el terrorismo. Después, se determinará su nivel de implicación y establecerán qué huellas de imágenes y vídeos aportan a la base de datos común ya existente.

La lucha contra el terrorismo y su propaganda no se queda en la política. Todo actor social puede y debe colaborar, en la medida de sus posibilidades, para su total erradicación.

Enlace: http://aquiactualidad.com/las-rrss-lucha-la-propaganda-terrorista/