Un día con Agus

La alarma suena a las seis de la mañana. Agustín, hace callar al celular que lo tiene vuelto loco y se levanta de malas pulgas a bañarse. Quién lo manda a vivir en Puente Alto cuando su Universidad queda entre República y los Héroes.

Obvio que se levantará con el pie izquierdo si anoche se durmió tan tarde hablando por Whatsapp con su mamá que vive en Copiapó y viendo videos graciosos en Youtube.

Filo, todo puede mejorar. Hoy no hay pruebas y puede salir un rato a pasarla bien con sus amigos. Sale de su casa ya listo para ir a tomar metro pero sin antes colocar su reproductor favorito de música spotify.

Llega a la U, se sienta con sus amigos y antes que comience la clase se sacan la infaltable selfie para snapchat. La clase no está tan entrete como veces pasadas así que Agus, saca su celular y comienza a ver facebook. Siempre se pilla con esos videos graciosos que uno no puede aguantar sacar una carcajada, así que, antes de que riera con todas sus ganas(y pucha que se ríe fuerte cuando es con ganas)salió al baño y se rió tanto con un video en instagram que la comenzó a seguir. Vio todos sus videos hasta que encontró uno el cual se convirtió en su favorito(quizá porque se siente representado jeje):

Las horas pasaban hasta que por fin fue la hora de salir. Como no tenían pruebas mañana, fueron a alegrar la vida en un bar que estaba por allí. Los videos en snap y en instagram fueron miles. Cantando y riendo con jubilo, como si la vida fuera una sola.

Después de llegar a casa, patinar un rato en la cancha de al frente y tomar once con su abuela(porque vive en casa de ella), lo último que revisa es su celular para verificar si le llegó un mensaje importante de la universidad al correo. Revisa también, sus redes sociales o aprovecha de ver algún video en youtube de sus favoritos. Si no, se acuesta a dormir hasta las seis de la mañana, cuando su bulliciosa alarma suene de nuevo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Aracely Castillo R.’s story.