La remediación del mundo editorial

¡¡¡¡Aaahhhhhhhh todos corrán los robots nos van a matar!!! ¡¡¡¡Es el fin del mundo!!!!!! Estas cosas las escuchamos todos los días. En alemania ya hay despachos legales para hacer tramites sencillos hechos por AII. Sophia ya es ciudadana de Arabia Saudita, y Alexa y Siri están trabajando con el FBI y la CIA para sacarnos información.

Todas estás son afirmaciónes reales (por favor no me maten FBI y CIA). Este tipo de situaciones han ocasionado que nuestro futuro se vuelva incierto y casi inimagible. Lo que tiene que como consecuencia que muchas industrias, incluyendo la editorial, tiemblen y se aferren a sus presentes prácticas.

Pero yo estoy aquí para decirles que tal vez no estamos dimensionando bien las cosas. Al final la tecnología crea necesidades pero también las satisface. Por ejemplo si retrocedemos en el tiempo algunas decadas. Itunes es la novedad y la industria de la música está temblando, se cree que las disqueras llegaran a su fin y los artistas serán los únicos benificiados.

A pesar de que Itunes alzó algunas cejas hoy en día la industria musical nunca ha sido más fuerte. Las plataformas de streaming abrieron facilitaron la posibilidad de tener una distribución mundial. Lo que ha generado muchas más ganancias. A pesar de que hay algunos fans que prefieren tener un cd la mayoría de nosotros somos usuarios de este relativamente nuevo sistema.

Al igual que la industria músical, creo, que los libros tendrán que ser reinventados y que las nuevas tecnologías abriran las puertas a que los lectores vivan la literatura de una forma diferente.