This story is unavailable.

Me has dejado sin palabras…en estos días me he puesto a hacer una especie de guía de un proyecto que tengo en la cabeza…porque se que mi tiempo en los medios es limitado. Ahora te leo y vuelvo a pensar en mis posibilidades, en lo que he dicho más de una vez, que volveré a ser secretaria de una oficina de abogados (fue mi primer trabajo a los 18 años gracias a un bachiller técnico) o que haré como mi abuela, mi trabajo de retiro será poner un puesto de frituras (mi abuela construyó un casa y crió siete hijos así…y rifando números de lotería de paso).

Me sobrecoge el panorama, y desde donde estoy veo eso que dices con tanta contundencia. En especial, la certeza de tus últimos párrafos.

No se si decirte ánimos, o pensarme sentada a tu lado y diciéndote gracias por decirlo, y abrir los ojos a los que quizás anda por estos lares sin entender lo que enfrentan si antepone su vocación y su honestidad intelectual.

Te abrazo

Like what you read? Give Argénida Romero a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.