Publicidad Egocéntrica en Odontología

Mientras el mundo del marketing entendió hace décadas que todo se trata del cliente y sus necesidades.

Mientras cada vez más servicios odontológicos se suman a los modelos centrados en los pacientes.

Algunos colegas especialmente en el continente latinoamericano optan por utilizar lo que llamo la publicidad egocéntrica en odontología.

¿En qué consiste la publicidad egocéntrica en odontología?

  1. Su estrategia de publicidad se centra exclusivamente en el odontólogo.

2. Utilizan de forma agresiva su imagen personal.

3. Muestran una vida aparentemente llena de opulencia y poder.

4. Invierten altas sumas de dinero en publicidad tradicional, radio y televisión.

5. Forjan artificialmente su propia reputación, por lo general exagerada y sin fundamentos académicos.

6. Aumentan compulsiva y artificialmente sus seguidores en las redes sociales y utilizan métodos no éticos para añadir comentarios positivos y me gusta.

7. Se auto-proclaman líderes del mercado, pioneros, innovadores o simplemente el mejor en su especialidad.

8. Usan el Dental Hype

Es posible que en este momento salte a tu mente algún colega, lo cierto es que en cada país del mundo existen odontólogos que utilizan esta mala estrategia publicitaria.

Otras coincidencias

Es interesante como la publicidad egocéntrica es utilizada casi en su totalidad por odontólogos del sexo masculino, si los comparas entre ellos, parecen hasta la misma persona.

Si se utiliza por primera vez en el mercado, puede generar buzz, ruido e incluso llamar mucho la atención, en especial entre otros odontólogos.

Con el tiempo, al sumarse más adeptos a la “fórmula”, se convierten en un ejército de clones, desapareciendo toda posibilidad de diferenciación.

Esto influye en su apariencia personal y en elementos de su “marca” como el logotipo, donde por lo general utilizan su firma personal, al estilo artista plástico.

Lea: Es la odontología Arte o ciencia.

Esta estrategia también fue usada por el dictador narco comunista venezolano Hugo Chavez, donde su campaña de culto a la personalidad generó que su firma se convirtiera en un ícono en las obras públicas e incluso muchos de sus partidarios la tatuaron literalmente en su piel.

Para los incrédulos:

Por cierto, desde el punto de vista de diseño gráfico, una firma no contiene ninguno de los atributos ideales para ser un logotipo funcional, careciendo de total utilidad práctica y mucho más en el sector odontológico.

Y aunque cada quien es libre de adoptar la estrategia publicitaria que más le parezca útil, desde el punto de vista ético se presentan de nuevo dilemas.

¿Cuál es la imagen que debe proyectar un profesional de la salud moderno?

¿Es aceptable la exageración constante y forjar reputaciones sin ningún tipo de fundamentos reales?

¿Buscar ser famoso solo por ser famoso “muy al estilo Kardashians”, para luego ofrecer secundariamente servicios odontológicos es efectivo?

¿Tiene sentido lucir exactamente igual a otro profesional?

Un odontólogo sin importar su influencia, éxito financiero o vinculación con medios de comunicación, ante todo es un servidor público y su ética profesional debe estar presente en todo momento, en todo medio y en todo lugar.

En estos tiempos vivimos la mayor pandemia egocéntrica de la historia, quizás esta tendencia sea otro de sus efectos secundarios.

¿El egocentrismo en la odontología llego para quedarse?

Espero que no.

Hasta la próxima!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.